En otras palabras: “pon todo de ti”. No puedes dejar cosas a medias, no puedes dar sólo un poco o ser mediocre, a largo plazo eso es infructuoso. Todo lo que tengas que hacer, hazlo con todas tu fuerzas. No puedes pensar que otros lo van a hacer por ti, no puedes esperar que otros tomen la iniciativa de lo que te corresponde a ti. Creo que a veces estamos mal acostumbrados a que nos sirvan y si no es así buscamos el libro de quejas.

En definitiva, a donde vamos, en la tumba; ya no habrá oportunidad de nada, ahí no importan las clases sociales o escalones educativos, no existen los valores morales, ni los religiosos. Es una tumba fría, que puede ser el destino final o la transición a una eternidad hermosa con Dios. Si hoy tienes que buscar a Dios para recibir su perdón hazlo con todas tus fuerzas. Si tienes que estudiar, hazlo con todas tus fuerzas; si debes trabajar, hazlo con excelencia y todas tus fuerzas. Tienes sólo esta vida para usarla hasta el último aliento dando todo lo mejor de ti. Tómate un café con Dios y pregúntale, qué quiere hoy de ti.

Haz una lista de 5 cosas que vas a hacer hoy, pero con todas tus fuerzas.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email