Mi papá siempre me repetía: “el que no trabaja que no coma”. La pereza y la necedad son como hermanas gemelas o siamesas; van unidas y no se separan porque siempre que ves un perezoso por lo general también es necio. La necedad te hace pensar que siempre tienes razón y bajo esa premisa la pereza tiene muchas justificaciones. En el libro de Proverbios dice que la pereza te hace un mentiroso y exagerado, porque dices: “el león está en las calles”, es verdad puede que haya peligros pero no necesariamente que te va a atacar.

No sé cómo es tu estilo de vida, pero yo creo que la pereza y la necedad te van a llevar a la ruina, y como dicen en mi tierra: “te vas a tener que comer la camisa”. No sé la clave del éxito porque pueden ser muchas, pero sí sé la del fracaso: “la pereza”. Acércate a Dios, reconoce si eres perezoso o necio y busca la sabiduría de Dios, Él te dará fuerzas y ganas de dar lo mejor de ti, porque Dios siempre hace lo mejor para nosotros. Búscalo este día.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email