Procedo de una familia cristiana evangélica, conozco el evangelio desde niño y sé que lo importante es estar a cuentas con Dios y haber experimentado el nuevo nacimiento por la fe en la obra de Cristo en la cruz. Mi inquietud tiene que ver con las enseñanzas de una secta falsa según la cual todos somos dioses y que el Dios verdadero a quien adoramos los cristianos también fue hombre antes de ser Dios. Esta forma de pensar, según esta secta falsa se basa en Juan 10:34, Salmo 82:6 y Génesis 3:46. Agradecería mucho se sirva darme la interpretación correcta de estos versículos.

Con mucho gusto vamos explicar el significado correcto de las citas bíblicas que se ha mencionado. Para tomar en cuenta el contexto, leamos el pasaje bíblico que se encuentra en Juan 10:31-36 donde dice: «Entonces los judíos volvieron a tomar piedras para apedrearle. Jesús les respondió: Muchas buenas obras os he mostrado de mi Padre; ¿por cual de ellas me apedreáis?. Le respondieron los judíos, diciendo: Por buena obra no te apedreamos. Sino por la blasfemia; porque tu, siendo hombre, te haces Dios. Jesús les respondió: ¿No esta escrito en vuestra ley: Yo dije, dioses sois?. Si llamo dioses a aquellos a quienes vino la palabra de Dios (y la Escritura no puede ser quebrantada), ¿al qué el Padre santifico y envió al mundo, vosotros decís: Tu blasfemas, porque dije: Hijo de Dios soy?».

No había duda en las mentes de los judíos sobre lo que el Salvador estaba afirmando Sabían que Jesús estaba afirmando su deidad en la manera más clara posible. Por eso, tomaron piedras para apedrearle. Era el castigo para los que se las daban de Dios.

Antes que arrojaran las piedras, Jesús les recordó las muchas buenas obras que había realizado por encargo de su Padre. Luego les pregunto por cual de estas obras se enfurecieron tanto como para apedrearle. Los judíos respondieron que no le iban a apedrear por ninguna de las buenas obras que había realizado, sino porque había pretendiendo hacerse igual a Dios el Padre.

Estos judíos se negaban totalmente a admitir que Jesús fuese mas que un mero hombre. En su opinión Jesús era un simple hombre y merecía ser apedreado por hacerse igual a Dios. Es entonces cuando el Señor Jesús cita el Salmo 82:6, indicando que es parte de su ley o en otras palabras algo conocido y respetado por esos judíos ya que era la palabra inspirada de Dios.

En este salmo leemos lo siguiente: «Yo dije. Vosotros sois dioses, y todos vosotros hijos del Altísimo».

Este salmo fue dirigido a los jueces de Israel. Aquí a los jueces se les llamo dioses, no porque fueran divinos, sino porque representaban a Dios cuando juzgaban al pueblo. La palabra hebrea para dioses, Elohim, significa literalmente poderosos y podía ser aplicada a personajes importantes como estos jueces.

En lo que resta del salmo 82 se hace evidente que estos dioses entre comillas no eran mas que meros hombres, carentes por completo de divinidad, mas bien todo lo contrario, porque juzgaban con injusticia, hacían acepción de personas y de muchas maneras torcían la justicia.

¿Puede acaso Dios actuar así?. El Señor Jesús cito este texto de los Salmos, para mostrar que Dios uso la palabra dioses para designar a los hombres a quienes vino la palabra de Dios. En otras palabras, estos hombres eran los voceros de Dios. Dios hablo a la nación de Israel a través de ellos y la Escritura no puede ser quebrantada, dijo el Señor Jesucristo expresando su convicción acerca de los escritos del Antiguo Testamento.

El Señor dijo que las Escrituras eran un texto infalible que esperaban su cumplimiento y que no podían ser contradichas. El Señor estaba armando así un argumento que va de lo menor a lo mayor. Si Jueces injustos fueron llamados dioses en el Antiguo Testamento, cuanto más derecho tiene él de llamarse Hijo de Dios, por cuanto él no solo es un vocero de Dios sino la misma palabra de Dios.

Los jueces injustos fueron llamados dioses, pero Jesucristo no fue llamado por otros Dios sino que él de si mismo es Dios. Jamás se podría decir que los jueces fueron santificados por el Padre y enviados al mundo, porque ellos nacieron en el mundo como cualquier otro descendiente de la raza caída de Adán.

Pero Jesús fue santificado por el Padre desde la eternidad para ser el Salvador del mundo y fue enviado al mundo desde el cielo donde habitaba siempre junto al Padre. Por tanto. Jesús tiene todo el derecho de proclamar su igualdad con Dios. Jesús no estaba blasfemando cuando afirmo ser el Hijo de Dios, o Dios mismo. Los judíos mismo aplicaban el calificativo dioses a hombres corruptos que eran meros voceros de Dios.

Esto, amigo oyente, es el significado correcto de Juan 10:34 y Salmo 82:6. Podrá notar que esta muy lejos de afirmar que todos somos dioses como afirman los a la secta que Usted hace referencia.

Consideremos ahora el texto de Génesis 3:4-5 donde dice: «Entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis, sino que sabe Dios que el día que comáis de él, serán abiertos vuestros ojos, y serráis como Dios, sabiendo el bien y el mal».

Si alguien viene y me dice que en este texto hay prueba suficiente para afirmar que los hombres son dioses, inmediatamente yo sabia que la persona con quien hablo o tiene una deficiencia para entender las cosas, o con astucia esta tratando de engañarme.

Permítame explicarle por que. ¿Quién es le que pronuncio las palabras de Génesis 3:4-5?. Usted me dirá con sobrada razón: La serpiente. Ahora bien. ¿Quién era la serpiente?. Usted citara Apocalipsis 12:9 para mostrarme que la serpiente es Satanás.

Detengámonos un momento aquí para pensar un poco. ¿Quién es entonces el que pronuncio las palabras de Génesis 3:4-5?. Fue Satanás. ¿Creería Usted algo a Satanás por mas que con juramento diga que es la verdad?. ¿Acaso Juan 8:44 no nos dice lo siguiente?. «Vosotros sois de vuestro padre el diablo. Y los deseos de vuestro padre queréis hacer. El ha sido homicida desde el principio, y no ha permanecido en la verdad, porque no hay verdad en el. Cuando habla mentira, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira».

Satanás querido amigo, es el padre de mentira y no hay verdad en él. Cualquier cosa que diga Satanás es mentira. Cuando tentó a Eva, su mentira fue: No moriréis. Contradiciendo la palabra de Dios quien dijo: Ciertamente moriréis.

Otra de las mentiras de Satanás fue: Seréis como Dios, contradiciendo a Dios quien ha dicho: Jehová es Dios y no hay otro fuera de él.

Concluyendo por tanto, amigo oyente, Juan 10:34 y Salmo 82:6 no enseña que todos nosotros somos dioses, sino que Dios llamo dioses a sus voceros, los jueces de Israel. Génesis 3:4-5 registra las palabras de Satanás, quien prometió a Eva que seria como Dios siempre y cuando desobedezca lo que Dios había ordenado. Pero sabemos que todo lo que diga Satanás es falso.

¿Cómo podemos por tanto afirmar que todos somos dioses?. Los que así creen han sido engañados por Satanás. En cuanto a esto que Jehová Dios, fue hombre como nosotros algún momento en el pasado, no puede haber mayor herejía que esa, amigo oyente. Note lo que dice Juan 4:24 donde leemos: «Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren».

Cuando Juan declara que Dios es Espíritu, esta dando a entender que Dios ha sido Espíritu desde la eternidad pasada y seguirá siendo Espíritu por la eternidad futura: Jamás ha sido o será hombre como nosotros. Los que tengan una opinión diferente a esta, será porque se han fundamentado en algo totalmente diferente a lo que dice la Biblia.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email