Saludos cordiales amigo oyente. Bienvenido a nuestro programa de estudio bíblico. Comenzando hoy y por varias semanas, David Logacho compartirá con nosotros un tema que de seguro despertará un gran interés de su parte, se trata del Espíritu Santo. Le invitarnos pues a seguir paso a paso con nosotros mientras David desarrolla este interesante tema.

A modo de introducción, permítame leer en el libro de los hechos el relato de un episodio que ilustra muy bien la importancia que el Espíritu Santo tiene en la vida de un creyente. Hechos 19:1-7, dice: “Acontecido que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos les dijo: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo. Entonces dijo: ¿En que, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Pablo: Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendrá después de él, esto es, en Jesús el Cristo. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Jesús. Y habiéndoles impuesto Pablo las manos, vino sobre ellos el Espíritu Santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban. Eran por todos unos doce hombres”

Salta a la vista el hecho que Pablo se encontró con personas que pensaba que eran creyentes, pero que en realidad no lo eran porque les faltaba la presencia del Espíritu Santo en sus vidas. Cuando Pablo preguntó: ¿Recibisteis el Espíritu Santo cuando creísteis? La respuesta de estos discípulos fue muy cándida: “Ni siquiera hemos oído si hay Espíritu Santo.” Pablo procedió a explicar lo que en esencia es el Evangelio y estos discípulos, luego de creer, finalmente recibieron el Espíritu Santo.

¿Que ilustra este incidente? Pues que el Espíritu Santo es tan importante en la vida de una persona, esa persona no puede llamarse creyente de ninguna manera. Bueno, si el Espíritu Santo es así de importante, ¿no le parece que deberíamos, estar muy interesados en saber primero si esta en nosotros, y luego conocerle lo más que podamos? Por eso vamos a iniciar un estudio bíblico del Espíritu Santo en general. Estudiaremos: su personalidad, su deidad, sus símbolos, su obra, su morada, su bautismo, sus dones, su llenura, su futuro y finalmente su historia. Esperemos que esto nos conduzca a examinarnos a nosotros mismos para saber con certeza si tenemos el Espíritu Santo, no sea que al igual que los discípulos con quienes se encontró Pablo, pensemos que somos creyentes, pero que en realidad no lo hemos sido.

Muy bien, antes de entrar en el tema de la personalidad del Espíritu Santo, permítanos hacer una distinción importante. En la iglesia de Cristo tenemos creyentes y creyentes espirituales. El creyente es aquel que ha recibido por la fe a Cristo como su salvador en su vida. Si Ud. es una persona sincera en su compromiso con Cristo, Ud. no estará conforme con solo haber recibido a Cristo como su salvador sino que Ud. tendrá un deseo vehemente de mostrar a Cristo es su vida. ¿Cómo lograrlo? Pues mediante el poder del Espíritu Santo que mora en Ud.

La espiritualidad es por lo tanto, la semejanza a Cristo; y la semejanza a Cristo es el fruto del Espíritu Santo. Qué mejor representación de Cristo puede haber que aquella expresada en Gálatas 5:22-23. “Amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, templanza.” Esto es el futuro del Espíritu Santo. El poder espiritual no es necesariamente una manifestación de lo milagroso o lo espectacular o lo sobrenatural, sino más bien, la manifestación de las características de Cristo en la vida del creyente. Mírelo así amigo: Los brujos, adivinos médiums y todo este tipo de gente involucrada con el ocultismo, tienen mucho poder sobrenatural, aunque ciertamente un gran porcentaje de ellos no son si no meros farsantes. Pero, por el hecho de que algunos tienen poder sobrenatural, podemos decir que el Espíritu Santo mora y controla sus vidas. Por supuesto que no.

No nos confundamos entonces, el poder del Espíritu Santo, puede en algunos casos manifestarse en hechos sobrenaturales, pero mayormente se manifiesta reproduciendo a Cristo en la vida de ese creyente. Por tanto, para vivir espiritualmente es esencial contar con una adecuada comprensión del ministerio del Espíritu Santo, pero no es posible comprender plenamente la obra de una persona si no se conoce a esa persona. Por eso, este estudio bíblico va dirigido a que Ud. conozca y aprecie el Espíritu Santo para que comprenda su obra en Ud. Y así Ud. Puede ser no un creyente del montón si no un creyente espiritual, en quien se puede ver a Cristo Jesús.

Terminando ya, mi amigo, mi amiga, en el mundo cristiano de hoy, se nota la existencia de dos extremos igualmente peligrosos en cuanto a la obra del Espíritu Santo. Por un lado, un desmesurado énfasis en lo que el Espíritu Santo es capaz de hacer y por el otro lado una ignorancia total del mismo. Pensamos que lo correcto es un equilibrio. Ese equilibrio se logrará cundo conozcamos la persona del Espíritu Santo, tal cual esta presentado en las páginas de la Biblia y cuando comprendemos de lo que Él es capaz de hacer y esta haciendo en la vida de cada creyente. Juan 16:13-14 dice: “Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; por que no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo haré saber” El Espíritu Santo está en este mundo para glorificar a Cristo y lo hace de diferentes maneras: abriendo la mente del pecador para que vea su necesidad de salvación en Cristo, iluminando al creyente para que pueda ver a Cristo en las páginas de las Biblia. Produciendo el fruto del Espíritu Santo en la vida del creyente para que Cristo se manifieste en él, dando poder a los mensajeros para proclamar un mensaje Cristo céntrico y uniendo a los creyentes en el cuerpo de Cristo. Así, de esta manera, el Espíritu Santo glorifica a Cristo en este mundo y Ud. y yo podemos aprender en él en las páginas de la Biblia. Nuestra oración es que, con la ayuda del Señor, todos seamos edificados en su palabra.

NELSON// ¿Sabías que hay alguien a quién Dios le puso el nombre antes de nacer? Quédate junto a nosotros y descubre quien fue este personaje

Además, te invito a que descargues nuestra App “Vamos Juntos” suscríbete a nuestros temas y recibe diariamente estudios de tu interés. Recuerda que nuestra App está disponible en Google Play o Play Store

Ahora, descubre a quién le puso Dios el nombre antes de nacer.

PABLO// En el libro de Génesis, el capítulo 16 encontramos a Agar, sierva de Sarai, quien tuvo un encuentro con un ángel de Jehová y le dijo: “He aquí que has concebido, y darás a luz un hijo, y llamarás su nombre Ismael, porque Jehová ha oído tu aflicción.

¿Notaste eso? Ismael, fue a quien Dios le puso nombre aún antes de nacer. Que Dios te bendiga.

CARETA DE SALIDA

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email