Saludos cordiales amigo oyente. Bienvenido al estudio bíblico de hoy sobre los eventos futuros. Dentro de este gran tema, estamos tratando el reino milenial de Cristo. En nuestro estudio bíblico último vimos que un reino milenial con Cristo reinando sobre Israel es absolutamente necesario para que Díos cumpla todas las promesas contempladas en los diferentes pactos entre él y la nación de Israel. En el estudio bíblico de hoy, David Logacho nos mostrará las condiciones que imperarán en el reinado milenial de Cristo. Que Dios bendiga tu enseñanza, David.

Al mirar las condiciones imperantes en el mundo en el cual vivimos, es obvio que se necesita implementar cambios significativos.

Los políticos están conscientes de ello y por medio de la política tratan de implementar esos cambios.

Los sociólogos también están conscientes de ello y tratan de implementar esos cambios a través de reformas estructurales de carácter social.

Los científicos están conscientes de ello y tratan de implementar esos cambios a través de desarrollar mejores técnicas de aprovechamiento de recursos naturales.

Los religiosos están conscientes de ello, y tratan de implementar esos cambios apelando a la natural inclinación del hombre por lo religioso. Igual hacen los padres, maestros, trabajadores, campesinos, gobernantes, militares, etc.

Es decir, todo el mundo trata de que mejoren las condiciones que imperan en el mundo, pero lamentablemente, todo esfuerzo por mejorar las condiciones que imperan en el mundo van fracasando y en lugar de un mejoramiento se nota un deterioro progresivo a medida, que transcurre el tiempo.

Este cuadro apocalíptico del mundo concuerda con lo que dice la palabra de Dios. El mundo va cuesta abajo amigo oyente. El mundo no va a mejorar por mas que todo el mundo trate de mejorarlo. Mas bien va camino a su propia, destrucción, para dar lugar al establecimiento de un reino en el cual imperen condiciones que todos desearíamos ver en nuestro mundo actual. El reino milenial, con Cristo como rey.

¿Cuáles son esas condiciones? Bueno la Biblia nos muestra algunas de ellas.

Primero, será un mundo de paz. Isaías 2:4 dice: “Y juzgará entre las naciones, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas des arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación, ni se adiestrarán más para la guerra”

La paz hasta ahora ha sido esquiva para el mundo y lo seguirá siendo hasta que venga Cristo Jesús a reinar. Cuando ello acontezca, no habrá más guerras ni enemistades entre naciones. La paz se habrá logrado porque el príncipe de paz estará gobernando.

Segundo, será un reino de gozo. Isaías 9:3 dice: “Multiplicaste la gente, y aumentaste la alegría. Se alegrarán delante de ti como se alegran en la siega, como se gozan cuando reparten despojos”

En el mundo de hoy, el gozo está ausente. El pecado ha traído profundo pesar, pero en el reino milenial de Cristo, el gozo estará siempre presente.

Tercero, será un reino de santidad. Zacarías 13:1-2 dice: “En aquel tiempo habrá un manantial abierto para la casa de David y para los habitantes de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la inmundicia. Y en aquel día, dice Jehová de los ejércitos, quitaré de la tierra los nombres de las imágenes, y nunca más me serán recordados; y también haré cortar de la tierra a los profetas y al espíritu de inmundicia”

¿Cuánto nos hace falta vivir en santidad, verdad? En la actualidad, la maldad está presente prácticamente en cada lugar que miremos, pero viene el día cuando la maldad será desterrada y la santidad se respirará en el ambiente.

Cuarto, será un reino de gloria. Isaías 35:2 dice: “Florecerá profusamente, y también se alegrará y cantará con júbilo; la gloria del Líbano le será dada, la hermosura del Carmelo y de Sarón. Ellos verán la gloria de Jehová, la hermosura del Dios nuestro”

En el reino milenial dé Cristo será evidente la gloria de Dios, porque el Dios hombre, Jesucristo estará gobernándolo.

Quinto, será un reino de justicia. Isaías 11:5 dice: “Y será la justicia cinto de sus lomos, y la fidelidad ceñidor de su cintura”

En el reino milenial de Cristo, habrá una administración perfecta de justicia para todo individuo. Tan contrario a lo que hoy vemos en nuestro sistema judicial, no importa de qué país estemos hablando.

Un ex presidente de un país hizo declaraciones a la prensa recientemente afirmando que el poder judicial de aquel país es corrupto por naturaleza. Cuánto se habla y se trata de cambiar esta situación, pero hasta ahora ha sido imposible, pero está cercano el día cuando en el mundo impere la justicia, por medio del Señor Jesucristo quien lo gobierne.

Sexto, será un reino con pleno conocimiento de Dios. Isaías 11:9 dice: “No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte; porque la tierra será llena del conocimiento de Jehová, como las aguas cubren la mar”

La gente de aquel reino tendrá tal conocimiento de Dios que no hará ningún mal ni destruiré el mundo en el que habitan. Habrá un respeto total a la naturaleza. Ya no serán necesarios los movimientos ecologistas.

Séptimo, habrá sanidad. Isaías 35:5-6 dice: “Entonces los ojos de los ciegos serán abiertos, y los oídos de los sordos se abrirán. Entonces el cojo saltará como un siervo, y cantará la lengua del mudo; porque aguas serán cavadas en el desierto, y torrentes en la soledad”

Qué grandioso será. No habrá enfermos, porque todos tendrán su médico divino listo para sanar.

Octavo, será un reino próspero, Ezequiel 36:30 dice: “Multiplicaré asimismo el fruto de los árboles, y el fruto de los campos, para que nunca más recibáis oprobio de hambre entre las naciones”

Hoy en día, poblaciones enteras están muriendo por falta de alimentos, pero en el reino milenial habrá abundancia de comida.

Noveno, será un reino sin anímales, feroces. Isaías 11:6-8 dice: “Morará el lobo con el cordero, y el leopardo con el cabrito se acostará; el becerro y el león y la bestia doméstica andarán juntos, y un niño los pastoreará. La vaca y la osa pacerán, sus crías se echarán juntas; y el león como el buey comerá paja.. Y el niño de pecho jugará sobre la cueva del áspid, y el recién destetado extenderá su mano sobre la caverna de la víbora”

Décimo, será un reino luminoso. Isaías 30:26 dice: “Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol siete veces mayor, como la luz de siete días, el día que vendare Jehová la herida de su pueblo, y curare la llaga que el causó”

Este aumento de luz resultará en la prosperidad que también será característica del reino milenial de Cristo.

Undécimo, será un reino con alta probabilidad de vida. Isaías 65:20 dice: “No habrá más allí niño que muera de pocos días ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años, y el pecador de cien años será maldito”

Para nosotros, en el mejor de los casos, la probabilidad de vida anda por los 70 años, pero en el reino milenial de Cristo, una persona de 100 años será considerada como un niño. Los viejos llegaran a los mil años, como fue al principio cuando Dios creo al hombre.

Existen otras condiciones, no tenemos el tiempo para citar todas, pero las que hemos mencionado nos hacen ver que será un reino paradisíaco, quizá utópico para los que no creen en el poder de Dios, pero para nosotros es real. Por fin se habrán cambiado las condiciones del mundo, pero note amigo oyente que no será por el esfuerzo de los políticos, ni de los sociólogos, ni de los religiosos, ni de los científicos, ni de los maestros.

Será el resultado de la intervención directa del Señor Jesucristo quien estará reinando en Jerusalén. Si Ud. está cifrando esperanza en cualquier cosa, menos en Cristo, para ver un mundo diferente, Ud. va a ser defraudado amigo oyente. No hay esperanza para este mundo aparte de Cristo. Venga a Cristo hoy mismo si todavía no lo ha hecho, recíbalo como su Salvador y él traerá cambios radicales a su vida, que serán presagio de los cambios que él está pronto a traer a esta tierra.