¿Se puede afirmar que una persona loca está poseída de demonios? 

En la Biblia se ve que hubo casos de personas poseídas por demonios, eso es un hecho. En cada caso de posesión demoníaca hubo alguna manifestación de comportamiento extraño. Pero lo que está mal es que generalicemos tanto, al punto que cada vez que vemos ese mismo comportamiento extraño en alguien, asumamos gratuitamente que se trata de posesión demoníaca. Permítame un par de ejemplos para ilustrar mi punto. El primero se encuentra en Mateo 9:32 donde dice: Mientras salían ellos,  he aquí,  le trajeron un mudo,  endemoniado.

En este caso en particular, el hombre endemoniado había perdido el habla, era mudo, pero no por eso podemos generalizar y afirmar que todo mudo está endemoniado. El segundo se encuentra en Mateo 12:22 donde dice: Entonces fue traído a él un endemoniado,  ciego y mudo;  y le sanó,  de tal manera que el ciego y mudo veía y hablaba.

En este caso, el hombre endemoniado, además de mudo era ciego, pero no por eso podemos afirmar que todo ciego está endemoniado. No podemos caer en este error. Pero esto es justamente lo que hacen las personas que afirman que todos los locos están endemoniados. El Nuevo Testamento relata una historia acerca de un muchacho endemoniado que estaba loco. Se encuentra en Mateo 17:14-18 donde dice: Cuando llegaron al gentío,  vino a él un hombre que se arrodilló delante de él,  diciendo:  Señor,  ten misericordia de mi hijo,  que es lunático,  y padece muchísimo;  porque muchas veces cae en el fuego,  y muchas en el agua.  Y lo he traído a tus discípulos,  pero no le han podido sanar.  Respondiendo Jesús,  dijo:  ¡Oh generación incrédula y perversa!  ¿Hasta cuándo he de estar con vosotros?  ¿Hasta cuándo os he de soportar?  Traédmelo acá. Y reprendió Jesús al demonio,  el cual salió del muchacho,  y éste quedó sano desde aquella hora.

El adjetivo lunático significa alguien que padece locura, no continuamente sino por intervalos. El demonio que había poseído a este muchacho le producía esta locura. Pues de aquí se toman los que absurdamente creen que todo loco está endemoniado. Algo tan ilógico como asumir que todo mudo está endemoniado o que todo ciego está endemoniado, sólo porque la Biblia presenta el caso de endemoniados que eran mudos o ciegos. No es por demá señalar que si una persona ha recibido al Señor Jesucristo como Salvador, es imposible que sea poseída de demonios. No porque yo lo diga sino porque la palabra de Dios dice que cuando una persona recibe a Cristo como Salvador, llega a ser morada o habitación del Espíritu Santo. Note lo que Pablo dijo a los creyentes de Corinto, según 1 Corintios 6:19  ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo,  el cual está en vosotros,  el cual tenéis de Dios,  y que no sois vuestros?

El creyente es templo del Espíritu Santo, amigo oyente. El Espíritu Santo no puede compartir el mismo templo con Satanás o los demonios. Un genuino creyente no puede ser poseído de demonios. Si damos por sentado que su tío es genuino creyente, debemos descartar la posesión demoníaca como razón para su locura. Sin embargo, Satanás y sus demonios pueden ejercer su influencia maligna sobre los creyentes, principalmente sobre aquellos creyentes que por su pecado abren una puerta para que Satanás y sus demonios lancen sus ataques.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email