Hola amigo, amiga, si no estuviste aquí en programas anteriores, solo para ponerte al día, te diré que la meta en esta serie es que, a través de esto, podamos preguntarle a cualquiera en la iglesia ¿cómo hacer discípulos? Y pueda responder positivamente.  

Así que, en ese sentido quiero mostrarte cuatro componentes prácticos y no solo poder decir que sabemos cómo hacerlo, sino que lo estamos haciendo. Entonces quiero que veas una base en la oración que hemos estudiado a lo largo de esta serie, una oración que se encuentra en el capítulo 17 de Juan, y después de ver la base de esta oración, quiero sumergirme en un primer componente. Así que comencemos con una base para hacer discípulos. Está en los primeros cinco versículos. Y quiero que busques una palabra que se mencione un par de veces que se convierta la fuerza impulsora detrás de esta oración. Escucha Juan 17: 1 al 5, la base de la formación de los discípulos aquí. La oración dice: «Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado. Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese 

¿Has visto una palabra mencionada cinco veces diferentes? «Glorifica a tu hijo, para que tu hijo te glorifique … la gloria que tuve contigo antes de que el mundo comenzara«. La fuerza motriz en esta oración es la gloria de Dios y la vemos de dos maneras diferentes. Primero que nada, Dios es glorificado en la consumación de la encarnación. Lo que Jesús está haciendo es que está llegando al final de su vida y a su ministerio aquí en la tierra y, al llegar al final, estudiamos la encarnación, vimos cómo la Palabra se hizo carne, habitó entre nosotros, Él vive, Él murió, se levantó de la tumba y ahora estamos viendo la finalización de ese círculo completo. Jesús está por ascender al Padre después de ir a la cruz y será restaurado para su gloria. Esta idea de glorificarte a ti mismo para glorificarme significa básicamente vestir de esplendor. Así que Jesús está diciendo: Padre, he vivido para vestirte de esplendor ahora glorifícame, llévame al esplendor, devuélveme al esplendor que tuve contigo antes de llegar a la encarnación. Así que tenemos la finalización de esta imagen completa. Jesús regresa al Padre porque esta ha sido la pasión impulsora en el corazón de Jesús. 

17 veces diferentes vemos, en el libro de Juan, este énfasis en glorificar al Padre a través de Cristo, Jesús manejando la pasión. En Juan capítulo 12 versículo 27 vemos a Jesús orando: Padre, “¿qué debo decir? Sálvame de esta hora mientras se prepara para la cruz. Y Él dice en el versículo 28, esta es la razón por la que vine. Padre, glorifica tu nombre. Vístete de esplendor a través de mi vida. Pero no es ahí donde se detiene, se detiene allí con Jesús regresando y la encarnación completa, entonces eso sucedió hace 2,000 años, leamos Juan 12:27 y 28, la Biblia Dice: “Ahora está turbada mi alma; ¿y qué diré? ¿Padre, sálvame de esta hora? Mas para esto he llegado a esta hora. Padre, glorifica tu nombre. Entonces vino una voz del cielo: Lo he glorificado, y lo glorificaré 

Entonces, ¿Cómo nos afecta eso hoy y cómo afecta eso a los discípulos? Lo que vemos es que Dios es glorificado no solo en la consumación de la encarnación, sino que Dios es glorificado en la continuación de la encarnación. La Palabra se hizo carne en Jesús hace 2,000 años, pero la belleza del Evangelio es cuando regresa para estar con el Padre, ¿ahora la Palabra se está haciendo carne en quién? en ti, en mí y en nosotros. Que Cristo vive en nosotros Cristo en ti. 

Colosenses 1:27 dice: «a quienes Dios quiso dar a conocer las riquezas de la gloria«. Cristo se da a conocer a través de nosotros, somos Sus manos, somos sus pies, somos sus portavoces. Somos el Verbo hecho carne hoy. Es por eso por lo que oró una y otra vez por estos muchachos. Es casi como si Jesús le estuviera diciendo al Padre, Padre, es mejor para tu gloria que me traigas de vuelta a ti porque cuando lo hagas, entonces mostraré la Palabra hecha carne en cada uno de estos muchachos a medida que salen al mundo. Y la encarnación continuará una y otra vez. Y aquí estamos llegando al corazón de la creación de discípulos. Sabemos que las Escrituras aclaran que todos fuimos creados para dar gloria a Dios, pero ¿cómo haces eso? ¿cómo glorificas a Dios? Y la imagen es que dejas que la Palabra se haga carne en ti, en tu vida, y dejes que Cristo viva a través de ti, para que se convierta en una realidad en ti y a través de ti a diario. 

Como resultado de esto, la Palabra está en el centro de la creación de los discípulos. La Palabra es el sentido de la persona de Cristo que vive en nosotros, así como la Palabra que estamos a punto de leer en solo un segundo que muestra el énfasis en Sus palabras reales, sus mandamientos. Entonces, con esa base quiero que nos sumerjamos en el primer componente de la formación de discípulos que vamos a ver en el capítulo 17 de Juan.  

Primer componente, compartir la Palabra. Aquí es donde comienza la creación de discípulos. Y quiero que profundicemos en Juan capítulo 17 versículo 6 al 8 y quiero que veas cómo comenzó Jesús con estos muchachos, cómo comenzó a traerlos a Sí mismo y cómo comenzó a hacer discípulos. Escucha lo que Él dice: «He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste 

Ahora el tema principal es el hecho de que Jesús ha compartido las palabras del Padre con ellos y las han aceptado. Ellos obedecieron, aceptaron y creyeron Su Palabra. Habían llegado a ese punto inicial de fe en Cristo. Ahora, obviamente, todavía estaba un poco incompleto porque Jesús no había ido a la cruz todavía y las ramificaciones del Evangelio no habían sido del todo explicadas, pero estos hombres, a lo largo del Libro de Juan, habían llegado al punto en que habían abrazado a Cristo y ellos básicamente habían dicho: “confiamos en que eres quien dices ser. Vamos a seguirte, estamos contigo.” Ellos se identificaron con la fe en Cristo. Jesús había compartido la Palabra con ellos y la habían recibido. Ahí es donde comienza la creación de discípulos. Y lo vemos no solo en la vida de Jesús con estos muchachos, sino en su respuesta a Jesús.  

Regresa conmigo al primer capítulo de Juan y quiero que veas a tres personas diferentes que se encontraron con Jesús. Esta es la introducción a Jesús en el capítulo 1 de Juan y quiero que veas lo que hacen a primera vista cuando lo encuentran. Algunos de ustedes ya han estudiado esto. Juan capítulo 1 versículo 29. Esta es la introducción a Jesús, el Verbo hecho carne. El versículo 29 dice: «El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.» Tan pronto como Juan ve a Jesús, proclama: «¡Mira, el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo!» Ahora mira lo que sucede como resultado. Ve al versículo 40 en el capítulo 1 de Juan. Dice: «Andrés, hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan, y habían seguido a Jesús. Este halló primero a su hermano Simón, y le dijo: Hemos hallado al Mesías (que traducido es, el Cristo). Y le trajo a Jesús 

Luego vamos al versículo 44: «Y Felipe era de Betsaida, la ciudad de Andrés y Pedro. Felipe halló a Natanael, y le dijo: Hemos hallado a aquél de quien escribió Moisés en la ley, así como los profetas: a Jesús, el hijo de José, de Nazaret.» Entonces tres personas se encuentran con Jesús y lo primero que hacen es ¿qué? Comparten esa palabra, comparten a Cristo, presentan a otros a Cristo. Comparte a Cristo con las personas a tu alrededor. Este es el primer componente de la creación de discípulos y es muy simple. Si vamos a hacer discípulos de Cristo, entonces tenemos que presentar a las personas a Cristo, ¿verdad? Eso solo tiene sentido y fue natural para ellos en el capítulo 1 de Juan. Pero creo que nos hemos perdido esto drásticamente en la iglesia y lo que hemos hecho es que nos hemos separado. 

Ahora, voy a usar un término aquí que sé que tiene algunos estereotipos negativos, ¿de acuerdo? Evangelización, este es un gran término bíblico. Habla sobre compartir buenas noticias, pero tan pronto como digo esa palabra, tienes imágenes de personas en tv. tratando de obtener tu dinero o pidiéndote que pongas tu mano en la pantalla para que puedan orar por ti, pero hoy quiero que dejes esas imagines a un lado. Lo que veremos y de lo que habla la Biblia es del verdadero evangelismo. Pero tristemente, lo que hacemos en la iglesia de hoy en día, es crear programas para el evangelismo y luego ponemos el discipulado y decimos: “bueno, aquí tienes discipulado y evangelización” como si fueran dos cosas distintas y los separamos.  

Así que, primero debemos darnos cuenta de que el evangelismo no es un programa en la iglesia, y el discipulado no es un programa en la iglesia. En segundo lugar, no hay forma de que alguna vez podamos obtener evangelismo mundial sin la formación de discípulos. Mira, no vas a obtener evangelismo mundial sin hacer discípulos. De manera similar, no puedes hacer el discipulado aparte del evangelismo para enfocarte en conocer a Cristo, pero sin compartir a Cristo. Eso ciertamente no suma nada en las Escrituras. Y entonces, tenemos que unir estos dos, para que compartir la Palabra sea parte de hacer discípulos, ¿de acuerdo? Algunos hemos dicho, está bien, este es uno de esos sermones de evangelismo, me vas a hacer sentir mal, pero ese no es el punto.   

Mira, a medida que vemos que esto se desarrolla en el corazón de Jesús y la forma en que interactuó con sus discípulos, veremos aparecer algunas verdades que serán realmente alentadoras para nosotros y, con un poco de suerte, cambiaremos algunos de esos estereotipos que tenemos con esa palabra, ¿está bien? Quiero que veas algunas verdades que surgen.  

Antes que nada, nuestra confianza en compartir la Palabra se basa en la soberanía de Dios, no en nuestra sabiduría. Ahora, quiero que veas cómo se desarrolla esto en los versículos que acabamos de leer. Quiero que escuches estos versículos y pienses en esta idea de soberanía. Jesús dice: «He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti«(Juan 17: 6 y 7) ¿lo ves? Dios es soberano, Él está en control. El Padre es soberano detrás de todo esto. Él es soberano sobre cada área de nuestra vida. 

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email