• Legado-de-gracia

    “La resurrección 2”

    Celebramos que Jesús resucitó de entre los muertos. San Agustín, uno de los primeros padres de la iglesia, escribió estas palabras. Él dijo: «Nos has hecho para ti, oh Señor, y nuestro corazón está inquieto hasta que encuentre su descanso en ti» Toma tu Biblia y ábrela en el capítulo 20 de Juan, la historia de ese evento, la celebramos por la eternidad. Ahora, en el programa anterior vimos a Jesucristo convertirse en el cordero por excelencia. Mientras el pueblo se preparaba para celebrar la pascua, Jesús moría por una única vez, pues Él es el perfecto Hijo de Dios. El impecable Cordero de la Pascua fue asesinado. Ahora, después…

  • Legado-de-gracia

    “La resurrección”

    Ni siquiera podemos comenzar a imaginar el dolor físico y mucho menos el dolor espiritual de tomar nuestro pecado en su cuerpo y hacer que el Padre le dé la espalda. Señor, ayúdanos a darnos cuenta de que somos receptores de grandes bendiciones espirituales y eternas. Padre, oramos para que hoy estés con nosotros mientras miramos tu Palabra. Te agradecemos por tenernos aquí. No estamos aquí por error o coincidencia. Tú eres el Dios soberano y nuestro tiempo está en tus manos. Venimos hoy con vidas ocupadas, algunos estudiantes están terminando sus carreras, algunos están atravesando por desafíos difíciles: enfermedades, situaciones de trabajo complicadas, relaciones dañinas, en fin, un sinnúmero…

  • Legado-de-gracia

    “El costo de la gracia”

    Déjame decirte algo, las personas más benditas del mundo no son aquellas que dependen de las cosas físicas para ser significativas, sino aquellas que dependen de las bendiciones espirituales porque todas esas cosas materiales se pueden quitar y todavía tenemos a Jesucristo como nuestro Salvador Una persona ha escrito estas palabras: «Me gustaría comprar 3 dólares de Dios, por favor. No lo suficiente como para explotar mi alma o perturbar mi sueño, pero lo suficiente como para igualar una taza de leche tibia o una siesta al sol. Quiero el éxtasis, no la transformación. Quiero que el calor del útero no sea un nuevo nacimiento. Quiero una libra de lo…

  • Legado-de-gracia

    “Adoradores efímeros”

      Verás, solo la tumba vacía llena el corazón vacío. Al final de un sermón, siempre quieres tener una buena conclusión. Quieres llegar a casa y sentir que fue una predica poderosa, así que aquí está mi confesión, no tengo buenas conclusiones, Dios es el único que puede otorgar excelentes conclusiones a tu vida.  Padre, tú eres el Hacedor del cielo y de la tierra y nos inclinamos ante ti. Nos hemos reunido y hemos interactuado el uno con el otro. Hemos cantado juntos y ahora queremos orar juntos como nuestro Salvador: “Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como…