PHola, en el programa de hoy, estudiaremos Salmos capítulo 19. Hoy vamos a sumergirnos en esa línea hacia un culto congregacional y no negociable.

Entonces, lo que vamos a hacer es mirar el Salmo 19 y vamos a dejar que eso nos catapulte al Salmo 119 y quiero que veamos lo importante, el significado de la claridad en la adoración. Escucha el Salmo capítulo 19 versículo 1 “Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol; Y éste, como esposo que sale de su tálamo, Se alegra cual gigante para correr el camino. De un extremo de los cielos es su salida, Y su curso hasta el término de ellos; Y nada hay que se esconda de su calor. La ley de Jehová es perfecta, que convierte el alma; El testimonio de Jehová es fiel, que hace sabio al sencillo. Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos. El temor de Jehová es limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos. Deseables son más que el oro, y más que mucho oro afinado; Y dulces más que miel, y que la que destila del panal. Tu siervo es además amonestado con ellos; En guardarlos hay grande galardón. ¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. Preserva también a tu siervo de las soberbias; Que no se enseñoreen de mí; Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión. Sean gratos los dichos de mi boca y la meditación de mi corazón delante de ti, Oh Jehová, roca mía, y redentor mío.” (Salmo 19:1-14)

Lo que quiero que veamos es un ritmo de revelación y respuesta en esta imagen. Vamos a dividirlo en esas dos categorías. Comenzaremos con la revelación en el Salmo 19, Dios se revela a sí mismo a través de dos avenidas principales. El salmista habla acerca de cómo Dios se revela claramente a través del mundo. Dios usa el mundo para revelar su carácter. Lo vemos desde el principio. “Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos ” Es una imagen increíble de la naturaleza que solo grita sobre la bondad y la grandeza de Dios y la naturaleza grita y grita continuamente en todas partes. La misma imagen que podríamos ver del Gran Cañón en Arizona o mirando el atardecer o el amanecer sobre las colinas de Birmingham. Donde sea que estemos en el mundo, estamos gritando la grandeza de Dios. Es lo mismo que nos dice toda la Biblia, desde la creación del mundo que las cualidades invisibles de Dios son el poder eterno y que la naturaleza divina se ha visto claramente entendida por lo que se ha hecho para que los hombres no tengan excusa.

En toda la creación tenemos una imagen de la naturaleza gritando acerca de la grandeza de Dios y la imagen cuando se llega a la mitad del versículo 4 del Salmo 19, realmente se enfoca, no solo en los cielos sino también en el sol. ¡Qué increíble! Él habla de cómo el sol sale, por un lado, como un novio que sale listo para su novia y se dirige al otro, como un campeón que sigue su curso. Nada está oculto de su calor. No te pierdas la imagen aquí. No hay lugar en este planeta donde Dios no está revelando su gloria ahora mismo a través de la creación en todo el planeta. El mismo sol que brilla aquí, es el mismo sol que brilla en las junglas de Sudán, el mismo sol que brilla sobre China, brilla sobre Sudamérica. Toda la creación ve su poder y su gloria, el único problema es que la revelación de Dios a través de su creación es limitada. La revelación de Dios a través de su creación muestra su naturaleza, sus cualidades invisibles, su poder interno y su naturaleza divina.

Romanos 1 lo dice, y te invito que tomes tu Biblia y me acompañes por un momento a este libro, Romanos 1 versos del 19 al 20, la Biblia dice: “porque lo que de Dios se conoce les es manifiesto, pues Dios se lo manifestó. Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” ¿lo ves? La grandeza de Dios se manifiesta en todo lugar,

Listo, volviendo al Salmo 19, vemos que hay casi un juego de palabras en la primera mitad de este Salmo, pero se trata de que su voz se propaga por toda la tierra, sus palabras se difunden hasta los confines del mundo. Sin embargo, todo lo que la naturaleza hace es visual y, en última instancia, no es suficiente para que las personas conozcan al redentor, el Señor, porque no ves en las montañas las buenas nuevas de que Jesucristo murió en una cruz, se levantó de la tumba y ascendió al cielo. La imagen del Salmo 19 es una imagen muy misional. Toda la creación conoce la gloria de Dios y ellos necesitan la Palabra para que ellos sepan cómo acercarse a Dios, así es como se llega al versículo 7. Hay un cambio importante en este salmo.

El versículo 1 hablaba de que los cielos declaran la gloria de Dios y la palabra allí en la poesía hebrea es Él, que significa solo Dios, Dios Todopoderoso, Dios en todo su poder. Pero cuando llegas al versículo 7 dice “La ley del Señor es perfecta”. Y luego, se repiten seis veces diferentes. Los estatutos del Señor, los preceptos del Señor, los mandamientos del Señor y la palabra allí es Yahvé, que es la revelación completa, no solo del poder de Dios, sino del amor y la misericordia de Dios como redentor en Su pueblo.

Entonces, Dios primero se revela claramente a través del mundo, pero luego se revela a sí mismo de manera comprensible a través de la Palabra. Y así, la Palabra tiene un crecimiento que comienza en el versículo 7 y básicamente se basa en el hecho de que, sí, la creación nos da una imagen increíble de la gloria de Dios, pero se puede ver una imagen más completa en la Palabra. Y lo que tenemos en la Palabra, es una imagen total de quién es Dios. Y lo que ves comenzando en el versículo 7 hasta el versículo 11, que es donde vamos a acampar, es una lista de atributos de la Palabra de Dios y los efectos de Su Palabra en su revelación.

Quiero que lo pienses conmigo. Vamos a analizarlos, pero quiero que piensen en las afirmaciones que la Palabra está haciendo sobre sí misma.

En primer lugar, la Palabra es suficiente. Desde el principio dice que la ley del Señor es perfecta y, sin culpa, obviamente que la Biblia es sin culpa. Nosotros creemos eso. Vemos eso en toda la Escritura, pero la imagen aquí de perfección es que es completa, es comprensiva y es total. No hay nada que Dios desee haber incluido, además de estos 66 libros. Él no llegó al siglo XXI y pensó, oye, mi iglesia realmente podría haber usado algo de ayuda en esta área. Desearía haber incluido el libro número 67, ¡No! La Palabra está completa. Es suficiente. Es todo lo que necesitamos. Este libro es todo lo que necesitamos para conocer a Dios, para llegar a ser como Cristo. Una y otra vez vemos eso en las Escrituras. Su Palabra es suficiente.

Segundo, la Palabra es relevante. La siguiente frase: “Los mandamientos de Jehová son rectos,” Sus mandamientos son confiables, son una roca. Ahora, David dijo esto hace cientos, miles de años. Aquí estamos en el siglo XXI estudiando esto y las afirmaciones que la Biblia está haciendo sobre sí misma es que todavía es confiable. Sigue siendo una roca. A veces creemos que conocemos a nuestros predicadores y los juzgamos diciendo cosas como: “eh, ustedes miran las cosas de forma demasiado simples. Siempre dicen que debemos ir a la Palabra. Bueno, quizás no entiendas todo lo que estoy pasando. Necesito un poco más que la Palabra.” Bueno, permíteme decirte que, efectivamente la Palabra es suficiente y es una roca que se aplica a todas nuestras vidas.

Existe una tendencia en la iglesia de hoy, de decir que ha llegado el día en que, necesitamos darle vida a la Palabra y necesitamos hacerla relevante. Amigos y amigas oyentes, el trabajo de un predicador no es hacer que la Biblia sea relevante. Ella es relevante. El deber de un predicador es simple; mostrar la relevancia que existe allí y que ha estado allí por miles de años y que estará por miles de años más. Su Palabra es una roca en el siglo XXI tal como lo fue en el siglo primero. La Palabra es suficiente, es relevante, es una roca y es confiable.

Tercero, la Palabra es buena. La Biblia dice que es correcta. Esta es la Palabra de Dios. Dios mismo hablándose a Sí mismo. Dios se revela a Su pueblo. Esta es la razón por la que te insto a dejar las revistas y las novelas, a desconectarte de internet y a apagar la televisión y entrar en la Palabra. ¿Por qué? Porque, somos ignorantes y necesitamos desesperadamente de su Palabra,

Mira, si el Dios del universo nos ha hablado, el Dios que sabe todo sobre ti y sobre mí, que te conoce mejor de lo que te conoces a ti mismo. Él conoce a tu familia. Él sabe que sucederá por toda la eternidad. Él sabe cómo la cultura y la sociedad trabajan juntas. Él sabe lo que es mejor para todos nosotros. Él es más sabio que incluso el consejo más sabio que podemos obtener. Él es más cariñoso que el mejor consejero al que podríamos ir. Él es bueno y nos ha hablado. Somos tontos si no nos sentamos a Sus pies y escuchamos. Somos necios si pensamos que tenemos que ir a la adoración y poner algo más en el centro de lo que estamos haciendo. La Palabra es buena, es suficiente y relevante. La Palabra es clara. El verso 8 dice: “Los mandamientos de Jehová son rectos, que alegran el corazón; El precepto de Jehová es puro, que alumbra los ojos.” Dios no nos dejó en el vacío espiritual, preguntándonos qué es lo que sigue o qué hago en mi vida.

La Palabra es lámpara a mis pies tu Palabra y” ¿qué? “lumbrera a mi camino”. La Palabra es clara. No tenemos que preguntarnos, ¿cuál es la voluntad de Dios para mi vida? o ¿Qué debo hacer? Dios ya nos ha dado su voluntad y está justo aquí. Tenemos 66 libros que sabemos que son la voluntad de Dios para nuestras vidas. La estudiamos, la memorizamos, la digerimos, meditamos en ella, porque es al estudiar Su Palabra que queda claro lo que debemos hacer en nuestras vidas. La Palabra es clara.

Luego, la Palabra es santa. El versículo 9 dice: “El temor del Señor es limpio, que permanece para siempre; Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.” La Palabra es santa y revela reverencia, respeto y honor. Es por eso, por lo que el Salmo capítulo 56 versículo 10 dice: “En Dios alabaré su palabra; En Jehová su palabra alabaré.” El salmista dice, que no solo alabamos al Señor, sino que alabamos la Palabra del Señor. Dios está equiparándose a Sí mismo con Su Palabra.

Cuando entres en el capítulo 119 del Salmo, habla de cómo nuestra carne tiembla ante las leyes de Dios. Dice cómo amamos la ley de Dios. Mientras que el Salmo 138 versículo 2 dice: “Me postraré hacia tu santo templo, Y alabaré tu nombre por tu misericordia y tu fidelidad; Porque has engrandecido tu nombre, y tu palabra sobre todas las cosas.” Su Palabra es exaltada, es santa. Y la Palabra es suficiente, relevante, buena, clara, santa y, finalmente, la Palabra es verdadera. El verso 9 de este Salmo dice: “Los juicios de Jehová son verdad, todos justos.”

Bien ahí hay, seis títulos y características diferentes de la Palabra de Dios, la cual nos ha sido revelada por gracia. Espero que nos puedas acompañar. Que Dios te bendiga.C