Nehemías 1:5-6  Y dije: Te ruego, oh Jehová, Dios de los cielos, fuerte, grande y temible, que guarda el pacto y la misericordia a los que le aman y guardan sus mandamientos; esté ahora atento tu oído y abiertos tus ojos para oír la oración de tu siervo, que hago ahora delante de ti día y noche, por los hijos de Israel tus siervos; y confieso los pecados de los hijos de Israel que hemos cometido contra ti; sí, yo y la casa de mi padre hemos pecado.

Me han escrito muchas veces o me han dicho en las iglesias: “¿cuál es el modo correcto de orar?” o lo que es más gracioso, me han dicho: “por favor ore por mí que usted está más cerca de Dios.” Pero en realidad es difícil poner una receta o formula como palabras mágicas que hacen que todo suceda porque la oración es el reflejo del corazón, si eres sincero en tu petición las palabras fluyen y es oído sin dudas, pero si oras sin razón también se ve.

Nehemías hace una oración que muestra un modo correcto de llegar ante Dios:
1-    Reconociendo su poder y soberanía.
2-    Recuerda las promesas de Dios.
3-    Ruego por ser escuchado.
4-    Identificarse con el pecado y sus consecuencias.

Admitir nuestra fragilidad, nuestro pecado y  nuestras necesidades son fundamentales para acudir a Dios con humildad. A veces oramos sin pensar, con soberbia y hasta con rebeldía, reclamando a Dios y no poniendo en sus manos y dejando que Él cumpla su voluntad. Conversa con Dios, tómate un café y toma el ejemplo de Nehemías al orar.

¿Cómo oras?
¿Reconoces la soberanía de Dios?
¿Admites tus responsabilidades ante el pecado?

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email