Jun 23

Testimonio

Nehemías 2:18  Entonces les declaré cómo la mano de mi Dios había sido buena sobre mí, y asimismo las palabras que el rey me había dicho. Y dijeron: Levantémonos y edifiquemos. Así esforzaron sus manos para bien.

La tradición oralista por miles de años fue el modo por el cual una generación se enteró de los hechos históricos; los ancianos contaban las historias, y si algún joven cambia el relato siempre se recurría a la fuente más antigua para confirmar dicho cuento. De ese modo aún en los tiempos bíblicos, pasaron más de 2 mil años hasta que Moisés comenzó a escribir la Biblia y todo lo anterior fue tradición oralista. Pero lo que más me impresiona es cómo el contar de generación a generación un relato impacta las vidas de los oyentes.

Cuando das testimonio de la obra de Dios en tu vida siempre tendrá este efecto de afirmar y aumentar la fe de los que escuchan; tal vez  no sepas mucho de la Biblia y no tienes todas las herramientas para comunicar una verdad espiritual, pero tu testimonio puede impactar la vida de muchos, y ojo, el testimonio es algo que se da, se cuenta; no es algo que la gente tiene que intentar descifrar en tu vida, lo tiene que oír. Tómate un café con Dios y comienza a recordar todo lo que ha hecho en ti.

¿Cuentas a tus amigos de lo que es y hace Dios en ti?
¿Te emociona saber cómo actúa Dios en las otras personas?
Anímate a contar a tus amigos de tu fe.

About The Author

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.