La pregunta para este día está relacionada con la respuesta que se dio a la pregunta de si la iglesia está obligada a diezmar. La persona que nos preguntó sobre esto nos dice lo siguiente: Creo que, así como yo, muchos podemos haber tomado su respuesta en el sentido que no debemos dar los diezmos sino solamente ofrendar. ¿Es así?

Gracias por la oportunidad de aclarar este asunto. Respondiendo a una pregunta en cuanto a si la iglesia está obligada a entregar diezmos, indiqué que la palabra “diezmo” aparece una sola vez en los cuatro evangelios, específicamente en el Evangelio de Lucas, capítulo 18 versículo 12 hablando de lo que practicaba un fariseo del tiempo de Jesús, quien daba diezmos de todo lo que ganaba. La palabra “diezmo” aparece también siete veces solo en el capítulo 7 de Hebreos, con relación a lo que el pueblo de Israel tenía que cumplir conforme a la ley de Moisés.

En cuanto al verbo “diezmar” aparece solo dos veces en el Nuevo Testamento, en Mateo 23:23 y Lucas 11:42 con relación a lo que hipócritamente practicaban los escribas y fariseos en el tiempo de Jesús. Es decir que no existe un solo pasaje bíblico que de una forma clara y directa ordene a la iglesia a diezmar o entregar diezmos. Pero por contraste, el Nuevo Testamento contiene abundante información acerca de la manera como debemos dar al Señor lo que conocemos como ofrenda. A manera de ejemplo tenemos Romanos 15:26 donde dice: Porque Macedonia y Acaya tuvieron a bien hacer una ofrenda para los pobres que hay entre los santos que están en Jerusalén.

Otro ejemplo, 1 Corintios 16:1-2 donde dice. En cuanto a la ofrenda para los santos, haced vosotros también de la manera que ordené en las iglesias de Galacia. Cada primer día de la semana cada uno de vosotros ponga aparte algo, según haya prosperado, guardándolo, para que cuando yo llegue no se recojan entonces ofrendas. Un ejemplo más.   2 Corintios 8:20 dice: evitando que nadie nos censure en cuanto a esta ofrenda abundante que administramos. Esto es lo que se dijo al responder la pregunta sobre si la iglesia está obligada a diezmar. Ahora bien, ¿Cuál es la conclusión sobre la base de lo que se ha señalado en cuanto al diezmo y la ofrenda?

Básicamente existen dos posiciones. La primera posición es que el Nuevo Testamento no ordena diezmar a la iglesia porque asume que diezmar es una práctica que se debe mantener por el hecho que era algo que había sido establecido en el Antiguo Testamento aun antes que entre en vigor la ley que Dios dio a Israel por medio de Moisés. Esto en esencia significa que la iglesia debe diezmar. La segunda posición es que la iglesia no debe diezmar sino ofrendar y que la ofrenda no debe limitarse a un diez por ciento sino superar con creces el diez por ciento de acuerdo con los principios que aparecen en el Nuevo Testamento como dar con generosidad, según 2 Corintios 9:6, dar según se haya propuesto en el corazón, según 2 Corintios 9:7, dar con alegría, según el mismo versículo, dar no por necesidad, también en el mismo versículo, dar con agrado conforme a las fuerzas y aún más allá de las fuerzas, es decir dar sacrificialmente, según 2 Corintios 8:3, dar periódicamente, como dice 1 Corintios 16:1.

Conozco buenos y fieles hermanos que defienden la primera posición, pero también conozco buenos y fieles hermanos que defienden la segunda posición. Que Dios en su gracia le guíe a formar sus propias convicciones sobre este asunto.