Gracias por su pregunta. La sexualidad es un regalo de Dios para la humanidad y por tanto Dios ha comunicado en su palabra la Biblia, cuál es su voluntad para el correcto uso de este regalo. En la Biblia se ve que la voluntad de Dios para el correcto uso del sexo es entre un hombre y una mujer, quienes previamente han procedido a contraer matrimonio. Permítame leer el texto en 1 Corintios 7:1-2. La Biblia dice: En cuanto a las cosas de que me escribisteis, bueno le sería al hombre no tocar mujer;  pero a causa de las fornicaciones,  cada uno tenga su propia mujer,  y cada una tenga su propio marido.

En lo que nos concierne, el apóstol Pablo está diciendo que para evitar las fornicaciones, lo cual se refiere a todo uso del sexo fuera del matrimonio, el hombre debe tener su esposa y la mujer debe tener su esposo. Las parejas que viven juntos sin haberse casado están violando este principio bíblico y aunque suene extremadamente drástico, están viviendo en fornicación. ¿Tendrá este pecado perdón de Dios? Por supuesto que sí. En la iglesia en Corinto había creyentes que fueron perdonados de todo tipo de pecados, inclusive la fornicación. Observe lo que dice 1 Corintios 6:9-11 ¿No sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios?  No erréis;  ni los fornicarios,  ni los idólatras,  ni los adúlteros,  ni los afeminados,  ni los que se echan con varones,  ni los ladrones,  ni los avaros,  ni los borrachos,  ni los maldicientes,  ni los estafadores,  heredarán el reino de Dios.  Y esto erais algunos;  mas ya habéis sido lavados,  ya habéis sido santificados,  ya habéis sido justificados en el nombre del Señor Jesús,  y por el Espíritu de nuestro Dios.

Ponga atención a lo que dice este pasaje bíblico. Algunos de los creyentes en la iglesia en Corinto, antes de ser creyentes, eran fornicarios, idólatras, adúlteros, afeminados, homosexuales, ladrones, avaros, borrachos, maldicientes, estafadores y quien sabe qué más. Pero es hermoso lo que dice este pasaje bíblico: Esto erais algunos. El verbo ser está conjugado en tiempo pasado. En el pasado eran todo eso que el apóstol mencionó, pero el presente, una vez que recibieron a Cristo como Salvador es totalmente diferente. El presente y ¿por qué no? el futuro es maravilloso, porque ellos ya han sido lavados, ya han sido santificados, ya han sido justificados. Todo esto se efectivizó cuando ellos recibieron al Señor Jesucristo como su personal Salvador. La sangre de Cristo aplicada al pecador que cree en Cristo y lo recibe como Salvador, lava y purifica de cualquier pecado que se haya cometido en el estado de incredulidad.

Así que el pecado de vivir en fornicación tiene perdón de Dios. Para alcanzarlo es necesario reconocer el pecado, confesarlo a Dios y apartarse de ese pecado, asumiendo que se trata de personas creyentes. Pero si no son creyentes, es necesario que primeramente reciban al Señor Jesucristo como Salvador y luego se proceda a reconocer ese pecado en la vida, a confesarlo al Señor y a apartarse del mismo. Mi consejo sería entonces que, si una pareja incrédula está viviendo en fornicación, primeramente, procedan a recibir por la fe a Cristo como Salvador, y luego procedan a legitimar su relación por medio de casarse, y comiencen a crecer espiritualmente bajo la dirección de hermanos o hermanas maduras en la fe.