Cordiales saludos amigo oyente. Es motivo de gran gozo compartir con Ud. un nuevo estudio bíblico en la epístola del apóstol Pablo a los Filipenses. En algún momento de su vida, Pablo tuvo que evaluar dos situaciones y llegar a una conclusión. La primera situación fue partir y estar con Cristo y la segunda situación fue quedar en la carne por causa de los creyentes. La conclusión a la cual llegó fue que partir y estar con Cristo es muchísimo mejor, pero quedar en la carne es más necesario por causa de los creyentes. No era cuestión de qué es lo que más convenía a Pablo, sino de qué es lo más necesario para la obra de Dios. Para una persona en las condiciones de Pablo, preso en una cárcel romana, con el peligro de ser sentenciado a muerte, era muy conveniente partir de este mundo y estar con Cristo por la eternidad. Pero lo necesario era quedarse en la carne para beneficio de los creyentes. ¿De qué manera iba a beneficiar a los creyentes el hecho que Pablo se quedara en la carne por un tiempo más? Eso será el tema del estudio bíblico de hoy.

Quisiera que abra su Biblia en la epístola, del apóstol Pablo a los Filipenses capitulo 1 versículos 25 y 26.

En este pasaje bíblico encontramos tres razones por las cuales Pablo estimó como muy necesario el que se quedara todavía en la carne por causa de los hermanos. Antes de analizar las razones en si mismo note como comienza el versículo 25 de Filipenses 1 dice así: “Y confiado en esto, sé que quedaré, que aún permaneceré con todos vosotros”

Recuerde que Pablo estaba en prisión afrontando una probable sentencia de muerte, pero aún así. Pablo habla de confiar en algo. En lo que confiaba era que quedar en la carne es más necesario por causa de los creyentes. Estaba totalmente convencido de esto y esta confianza le mueve a afirmar que sabe que va a quedar, que no va a morir todavía.

Probablemente fue el Espíritu Santo quien produjo en él esta seguridad, porque según Salmo 25:14 “La comunión intima de Jehová es con los que le temen. Y a ellos hará conocer su pacto”

Dios promete una comunión muy estrecha e intima con los que le temen, y una de las múltiples consecuencias es que a ellos dará a conocer sus secretos. Muy probablemente, en los momentos de íntima comunión con el Señor, Pablo recibió del Señor la convicción o la seguridad de que no iba a ser ejecutado sino que su vida iba a ser preservada con un propósito especial.

Justamente por esto Pablo dice: sé que permaneceré con todos vosotros. Qué reconfortante es saber que nuestras vidas no son para nosotros mismos. No son para que las gastemos en satisfacer nuestros propios deseos egoístas. Nuestras vidas son para beneficio de los demás y en último término para beneficio de aquel a quien pertenecemos.

2ª Corintios 5:15 dice “y por todos murió, para que los que viven, ya no vivan para sí, sino para aquel que murió y resucitó por ellos”

Muy bien, entonces ¿cuáles son las razones por las cuales Pablo estimó como muy necesario el que todavía permaneciera vivo? Como ya hemos dicho, Pablo cita tres razones.

Primero, Filipenses 1:25 casi al final dice: “Para vuestro provecho”. Esto significa para provecho de los creyentes. Quizá una mejor traducción seria para el progreso de los creyentes. La versión popular dice: para ayudarlos a seguir adelante.

Pablo vio como muy necesario el seguir viviendo en este mundo para así poder ayudar a los creyentes en su crecimiento espiritual. Esto es muy ilustrativo y tiene que ver con la responsabilidad de cada uno de nosotros hacia los demás. Nuestras vidas deben estar orientadas hacia la edificación o el crecimiento espiritual de otros creyentes.

¿Es Ud. una persona que busca maneras de ayudar en el crecimiento espiritual de los creyentes? O a lo mejor es una persona, que obstaculiza o aún impide el desarrollo espiritual de otros creyentes Ud. quizá no se imagina el potencial que existe en Ud. ya sea para provocar desarrollo espiritual en otros o para frenar el desarrollo espiritual en otros. ¿Cómo puede Ud. ayudar a otros espiritualmente?, pues por medio de su buen testimonio y por medio de ministrar para las necesidades de otros, no importa si esas necesidades sean espirituales o emocionales o físicas. ¿Cómo puede Ud. ser un obstáculo para el crecimiento espiritual de otros? Pues por su mal testimonio en cualquier lugar que Ud. se encuentre, por criticar a otros creyentes, por pretender quitar la paja del ojo del hermano, sin mirar la viga en nuestro propio ojo. Amigo oyente, estamos para provecho de otros creyentes, no para provecho de nosotros mismos.

La segunda razón es para el gozo de la fe. Eso dice al final de Filipenses 1:25. Filipenses es una carta de gozo. Casi cada pensamiento expresado en el libro conduce a una actitud de gozo en los que la leen. En este caso. Pablo está diciendo que es muy necesario que el permanezca vivo para que así tanto él como los Filipenses pudieran gozarse al ver que Dios ha premiado su fe.

La fe tiene que ver con el hecho de confiar en que Dios sabe lo que está haciendo, que Dios no ha perdido jamás el control de todo lo que sucede a nuestro derredor. A veces las pruebas o los problemas nos llevan a pensar que Dios nos ha abandonado, que Dios se ha equivocado al habernos enviado cierta circunstancia difícil, que lo que nos está pasando ha quedado fuera del control de Dios.

Pensamientos así debilitan la fe en Dios como el Soberano. Pero cuando recapacitarnos y reconocemos que Dios en su sabiduría y en su soberanía permite que pasemos por diversas pruebas para hacernos perfectos y cabales sin que nos falte cosa alguna, entonces podemos soportar las pruebas y confiar en que Dios está en control de ellas. Salir de una prueba sin haber sido aplastado por ella es motivo de sumo gozo. En esto es en lo que estaba pensando Pablo, y por eso está diciendo que es muy necesario que él permanezca vivo para el gozo de la fe.

La tercera razón es para que Cristo sea glorificado por los Filipenses. Filipenses 1:26 dice: “para que abunde vuestra gloria de mi en Cristo Jesús por mi presencia otra vez entre vosotros”

Una paráfrasis diría así: Para que en mi, tengan motivo más que suficiente para glorificar con abundancia a Cristo Jesús al verme de nuevo entre Uds. Pablo se veía corno un instrumento para que el nombre de Cristo Jesús sea glorificado. Muchos de los Filipenses quizá perdieron la esperanza de ver con vida a Pablo. Su fe se había debilitado tanto que simplemente consideraban imposible que Pablo saliera con vida de la cárcel de Roma.

Parece que Pablo se imaginaba lo que sucedería en Filipos con estos creyentes desanimados al ver que se acercaba a ellos. Todos correrían hacia él, le abrazarían, y dirían: ¡Alabado sea el Señor! Nosotros te dimos por muerto. ¡Bendito sea el Señor que te ha librado! Gracias a Dios por estar entre nosotros. Los Filipenses estarían de esta, manera glorificando a Cristo Jesús, Pablo quería ver esto en la práctica. No sabemos si lo pudo ver en realidad, pero al menos ese era su deseo. Qué Interesante que todo lo que Pablo pensaba era para que el Señor Jesucristo sea glorificado.

1ª Corintios 10:31 dice: “Si, pues, coméis o bebéis, o hacéis otra cosa, hacedlo todo para la gloria de Dios”

¿Está Ud. haciendo cosas para la gloria de Dios? O está buscando su propia gloria, Pablo quería que su presencia entre los Filipenses resultara en gloria para Jesucristo. Así que, amigo oyente, Pablo estimó como muy necesario el hecho de permanecer con vida en este mundo por tres razones importantes. Para, provecho de los creyentes, para el gozo de la fe, y para que el nombre de Cristo fuera glorificado por los Filipenses.

Qué gran desafío para cada, uno de nosotros que somos creyentes. Quiera el Señor que nuestras vidas sean también para el beneficio de otros creyentes, que nuestras vidas sean para que podamos gozarnos al ver como el Señor cumple sus promesas y que nuestras vidas sean para glorificar el nombre de Cristo.