¿Si la iglesia fue arrebatada en el capítulo 4 de Apocalipsis, entonces a quién están dirigidas las palabras de Apocalipsis 16:15?

Efectivamente, la iglesia fue arrebatada en Apocalipsis 4, cuando Juan oyó la voz del cielo diciendo: Sube acá. A partir de aquí, no aparece en absoluto la iglesia en la tierra. Recuerde que cuando hablamos de iglesia, estamos refiriéndonos a todos aquellos que han recibido a Cristo como Salvador, estén muertos o estén vivos, desde el momento que nació la iglesia según el relato en Hechos 2 hasta que la iglesia sea arrebatada según el relato en 1 Tesalonicenses 4:13-18. Entonces ¿a quiénes están dirigidas las palabras de Apocalipsis 16:15? Bueno, leamos lo que dice este texto:

«He aquí, yo vengo como ladrón. Bienaventurado el que vela, y guarda sus ropas para que no ande desnudo, y vean su vergüenza.»

Estas palabras están dirigidas a creyentes, pero que no forman parte de la iglesia, porque como ya hemos dicho, la iglesia no estará en la tierra cuando esto acontezca. Estos creyentes son los santos de la tribulación. Es decir aquellos que han recibido a Cristo durante la tribulación y que estén vivos.

Se trata de una exhortación a una vida de constante expectación de la segunda venida de Cristo. Cristo estará por venir, pero nadie sabe exactamente el día y la hora. Vendrá el momento menos pensado, así como el ladrón que saquea una casa. Felices o dichosos son aquellos que estén alerta el momento que Cristo venga por segunda vez a la tierra, son comparados con personas vestidas.

En cambio los que estén distraídos el momento que Cristo venga por segunda vez a la tierra son comparados con personas desnudas.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email