¿Cuál es su interpretación de Marcos 9:1? ¿A quienes se refiere? Los que estuvieron allí, ¿no gustaron la muerte?

Demos lectura al texto bíblico que se encuentra en Marcos 9:1. Dice así: “También les dijo: De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder.”

Jesús había estado hablando a muchas personas, entre las cuales se encontraban sus discípulos. Esto lo sabemos por lo que dice Marcos 8:34. Luego de comunicarles algunas verdades de valor eterno, Jesús mencionó las palabras que han sido ya leídas. En ellas, Jesús comunica total seguridad acerca de algo que iba a acontecer en el futuro y en lo cual iban a participar algunos, no todos, que le estaban oyendo.

Les dice: Les aseguro que algunos de los que están aquí presentes no morirán hasta que vean el reino de Dios llegar con poder. Como podemos notar, la promesa no fue para todos los que estaban oyendo a Jesús, sino solo para algunos.

¿Para quienes? Inmediatamente vamos a identificarlos. Estas personas no iban a morir antes de contemplar la gloria y poder del reino de Dios. En el pasaje paralelo a este, en el libro de Mateo, capítulo 16 versículo 28 dice: “De cierto os digo que hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del Hombre viniendo en su reino.”

Esto se cumplió exactamente seis días después cuando tres de los discípulos de Jesús, Pedro, Jacobo y Juan presenciaron lo que se conoce como la transfiguración. Estos tres son los que no vieron la muerte hasta que vieron el reino de Dios venido con poder.

Observe lo que pasó. Leo en Marcos 9:2-8 donde dice: “Seis días después, Jesús tomó a Pedro, a Jacobo y a Juan, y los llevó aparte solos a un monte alto; y se transfiguró delante de ellos. Y sus vestidos se volvieron resplandecientes, muy blancos, como la nieve, tanto que ningún lavador en la tierra los puede hacer tan blancos. Y les apareció Elías con Moisés, que hablaban con Jesús. Entonces Pedro dijo a Jesús: Maestro, bueno es para nosotros que estemos aquí; y hagamos tres enramadas, una para ti, otra para Moisés, y otra para Elías. Porque no sabía lo que hablaba, pues estaban espantados. Entonces vino una nube que les hizo sombra, y desde la nube una voz que decía: Este es mi Hijo amado; a él oíd. Y luego, cuando miraron, no vieron más a nadie consigo, sino a Jesús solo.”

Los tres discípulos, Pedro, Jacobo y Juan, contemplaron una vista anticipada de la futura exaltación de Jesús y del reino venidero. El Señor fue visto por estos discípulos en su cuerpo de gloria; Moisés y Elías simbolizaban a los que Cristo llevará con él a la gloria, bien sea mediante la muerte y resurrección como lo que sucederá con Moisés o mediante la traslación sin ver la muerte, como fue el caso de Elías.

Los tres discípulos que estaban contemplando la transfiguración simbolizan a los que estarán vivos en la tierra cuando el Señor Jesucristo venga por segunda vez en poder y gloria.

Así que cuando Jesús dijo que algunos de los que estaban allí con él no gustarían la muerte hasta que hayan visto el reino de Dios venido con poder, se estaba refiriendo a Pedro, Jacobo y Juan, quienes antes de morir, tuvieron el gran privilegio de contemplar con sus propios ojos a Jesús en su estado glorificado en el reino de Dios.

Si te gustó comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Email this to someone
email