+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

“Gracias a Dios soy ateo”

Es bastante conocida la anécdota del político republicano francés del siglo pasado, León Gambetta, quien en cierta ocasión declaró: «No podéis imaginaros cuánto esfuerzo me ha costado eliminar de mis discursos la palabra Dios. Pero por fin, después de grandes esfuerzos, ahora, cuando hablo en público, puedo hacerlo sin mencionar ese nombre, gracias a Dios». En el fondo de la mente, e incluso en el subconsciente, el hombre no puede liberarse por completo de la idea de divinidad. ¿Existe Dios o no existe? Si existe, ¿cómo es?, ¿qué piensa?, ¿cuál es su voluntad? El gran deber de todo ser humano es llegar a conocerle. «A mí no me importa en absoluto». Ésta podría ser la respuesta de multitud de personas en nuestros días....

Es bastante conocida la anécd...

Leer Más

Extraña manera

¿Te han dicho alguna vez, esto que hiciste está mal? No nos gusta oír demasiado esta reprensión, pero quizá es la forma de darnos cuenta cuando nos equivocamos para luego volver a empezar, crecer y apropiarnos de algún aprendizaje para nuestras vidas. Se supone que así debería ser. Sin embargo, a lo largo de los siglos, muchas sociedades fueron víctimas de no haber aprendido repitiendo lo malo una y otra vez. Cuando leemos el libro de los jueces en el Antiguo Testamento, vemos resaltadas casi siete veces:” Hicieron pues, los hijos de Israel lo malo ante los ojos de Jehová”. Pero tras las siete apostasías surgían desde el amor de Dios, nuevas liberaciones y oportunidades a través de personas que Él levantaba para...

¿Te han dicho alguna vez, est...

Leer Más

AVANCES CIENTÍFICOS

Es increíble lo que ha aumentado y siguen aumentando los conocimientos científicos y la tecnología. Se estima que la cantidad de conocimiento se duplica cada 8 años. Las editoriales añaden dos mil páginas de conocimiento nuevo por minuto. Tardarías 5 años en leer todo lo publicado en 24 horas. Se calcula que quinientos mil libros por año son añadidos como nuevas publicaciones científicas. Pero todo esto no favoreció en la formación y desarrollo de una generación de jóvenes más cultos y educados. En 1992, se denunciaron un millón cien mil delitos con arma de fuego. A los 15 años, un joven norteamericano ya presenció por T.V. más de treinta y cinco mil muertes violentas de seres humanos y doscientos mil actos brutales de...

Es increíble lo que ha aument...

Leer Más

Las energías se queman hoy, no mañana

¿Cómo podemos vencer las angustias en cuanto al futuro? ¿Cómo se puede vivir sin ninguna preocupación? ¡Es imposible! ¿Cómo puedo olvidar las preocupaciones? La respuesta a esta pregunta es la llave al problema de las preocupaciones. Cristo no nos pide que dejemos de sentir urgencia. Nos dice que dirijamos nuestra urgencia hacia otra cosa. Nuestra preocupación no debe ser dirigida hacia mañana, porque esto sólo nos parte en dos. Si has puesto en manos de Dios tus mejores planes, puedes dirigir tu atención a otra cosa que no sea mañana. Ya no tienes que afligirte sobre el futuro, y puedes dirigir tus esfuerzos, tus energías y todo lo que tienes hacia hoy. Esta es la llave que cierra la puerta a la angustia,...

¿Cómo podemos vencer las ang...

Leer Más

Podar, cortar y crecer

Había una vez, un maravilloso jardín, situado en el centro de un campo. El dueño acostumbraba pasear por el al sol de mediodía. Un esbelto bambú crecía y se hacía cada vez más hermoso. Él sabía que su Señor lo amaba y que él era su alegría. Un día, su dueño pensativo se aproximó a su amado bambú y, con sentimiento de profunda veneración el bambú inclino su imponente cabeza. El Señor le dijo: "Querido bambú, Yo necesito de ti". El bambú respondió: "Señor, estoy dispuesto; haz de mi lo que quieras". Con su voz grave, el Señor le dijo: "Solo podré usarte podándote." "¿Podar? ¿Podarme a mi Señor? _Si yo no te podara no podría usarte" y "Mi querido bambú, también debo cortar tus...

Había una vez, un maravilloso...

Leer Más

Según cómo lo mires

Estoy realizando un vuelo de rutina dentro del Ecuador. No muy largo, apenas una hora. El paisaje es de ensueños. Un sol radiante, nubes de algodón de un blanco inmaculado y a lo lejos, muy a la distancia, los nevados picos de nevados de más de 4.000 metros de altura que traspasan las nubes y se dejan ver majestuosos. Pero el cielo que dejé atrás al despegar del aeropuerto hace algunos minutos era muy diferente. Nubes grises y amenazantes ocultaban el sol haciendo descender la temperatura varios grados y dejando como legado una fría tarde de lluvia. ¿Las montañas?...

Estoy realizando un vuelo de r...

Leer Más

Sacrificio completo

Tullian Tchividjian, en su libro One way Love, dice: “A menudo parece que la buena Noticia de la gracia de Dios ha sido trágicamente secuestrada por un moralismo religioso opresivo que tiene que ver con normas, reglas y más reglas. Hacer más, esforzarse más, ayudarse uno mismo, ser cada vez más capaces y mejorar, mejorar, mejorar nosotros, nuestros hijos, nuestros conyugues, nuestros amigos, nuestros enemigos, nuestra cultura, nuestro mundo. El cristianismo se percibe como un vehículo para la buena conducta _y una vida pura y los juicios que se derivan de ellos_ más que como el único recurso para aquellos que han fracasado una y otra vez. Así entendían a Dios los antiguos. Cuando Jesús intentaba mostrar amor, perdón y gracia, los...

Tullian Tchividjian, en su lib...

Leer Más

Sanidad interior

Es común, hoy en día, escuchar el argumento de que los pecados que he cometido son menores, insignificantes: “pecadirijillos”, diría Ned Flanders, vecino de Homero Simpson. Cristo acaba de decir, en el Sermón del Monte: que aun los pecados menores como el simple hecho de insultar, bastan para convertirnos en reos del infierno de fuego (Mateo 5:22, 29). Es así porque los pecados que cometemos, aun los «pequeños», ponen de manifiesto que hemos contraído la gran enfermedad de la “lepra del alma”: El pecado. Son como las llagas del leproso: son los síntomas externos de un mal interior que ya está bien asentado en nosotros. El problema no es solamente curar las llagas —hasta cierto punto, el esfuerzo humano y las buenas intenciones...

Es común, hoy en día, escuch...

Leer Más

Un vestido llamado Amor

Decía Gandhi que “las tres cuartas partes de las miserias y malos entendidos en el mundo terminarían si las personas se pusieran en los zapatos de sus adversarios y entendieran su punto de vista”. Estar entre otros implica desafíos diarios de comprender, entender y traducir las maneras de pensar de los demás. Sin embargo, hay personas que tienen un nivel muy bajo de tolerancia, de paciencia y de respeto por las diferencias. Solo consideran como cierto lo que ellos son o piensan menoscabando su entorno de relaciones. Muestran egoísmo e individualismo y empobrecen su vida por no permitir un intercambio sano y eficaz en sus relaciones interpersonales. Se imponen y hacen de sus ideas un monopolio. Así, la comunicación es interrumpida y crece...

Decía Gandhi que “las tres ...

Leer Más

Yo no fui, fue él

Asumir responsabilidades acerca de lo que nos ocurre no es cosa simple. Cuando los resultados son buenos y esperados, nos hacemos cargo del éxito y de lo bueno y maravillosos que nos creemos. Pero cuando nos equivocamos o las consecuencias no son tan eficaces, posiblemente resulte más fácil echarle la culpa al otro. El ego y el “amor propio” nos juegan a veces una trampa en la que deslizamos nuestra posibilidad de implicarnos en los asuntos. Al errar, nos sentimos inferiores, juzgados y también avergonzados. Desde el Edén, el ser humano practicó este mecanismo. Si Bien Adán y Eva desobedecieron al mandato de Dios juntos, al comer del Único fruto que no debían comer, Adán explica su error diciéndole al Creador:” La mujer que...

Asumir responsabilidades acerc...

Leer Más