+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

orgullo disfrazado de humildad

Hay aparentes actitudes de humildad que no son más que la manifestación de un orgullo disfrazado. La humildad es más difícil de practicar de lo que parece. Necesitamos conocer la verdadera pequeñez de nuestras grandezas. Nunca somos tan grandes como cuando nos humillamos, nunca somos tan insignificantes como cuando vanamente nos enorgullecemos. Disfrazamos esa tendencia natural y crónica que data desde tiempos edénicos a creernos más de lo que somos. Lo hacemos con una aparente fachada de humildad cuando en realidad anhelamos prestigio, reconocimiento y aplausos. Cierto día un predicador bajó del escenario y una hermana se le acercó y le dijo. “Lo felicito, pastor, nadie predica como usted”, a lo que el hombre le respondió: “Gracias, Satanás acaba de...

Hay aparentes actitudes de hum...

Leer Más

nuestro valor como personas

Desde pequeños nos han enseñado que nuestro valor como personas es relativo. No valemos por lo que somos sino por lo que hacemos, logramos o tenemos, y esto ha tenido efectos devastadores  que nos dejan una autoestima frágil y vulnerable ante toda experiencia negativa. Esta realidad queda al descubierto en la tediosa frase que temíamos oír de nuestros mayores cuando niños: “Pablito: ¿qué vas a ser cuando seas grande?” Es raro escuchar de un adulto preguntar a un niño: “Y tú ¿qué clase de persona quisieras ser cuando seas grande?”… No, la cosa es hacer, hacer, y hacer. Producir y producir, alcanzar metas, lograr títulos académicos, escalada social, competir, progresar...

Desde pequeños nos han enseñ...

Leer Más

nosotros necesitamos de él

Jonás había sido comisionado por Dios para anunciar arrepentimiento a la malvada Nínive. Esta ciudad pecadora en extremo estaba subyugando al pueblo hebreo del cual procedía el profeta. Pero el compasivo corazón de Dios no guarda rencor y espera que sus hijos tampoco lo hagan. El tema es que este quejoso Jonás se sube a un barco que navega en sentido opuesto a Nínive y así se embarca contrario a la voluntad de Dios. Ingenuamente pensaba que haciendo esto le ataba las manos a Dios que se quedaba sin profeta para cumplir sus “compasiva” misión. Jonás estaba totalmente equivocado. Dios le mostraría a este  hombre que seguirá a adelante con sus proyectos de bendecir a quien Él quiera con su...

Jonás había sido comisionado...

Leer Más

No te quedes ahí

Al  espacio de tiempo anterior a que Cristo viniera a nuestro mundo se le llamó la dispensación de La Ley, por estar caracterizada por aquel evento cuando Dios entregó a Moisés los diez mandamientos escritos por su propio dedo  en tablas de piedra. Eran las altas normas de ética y moral de parte de Dios, era el código divino que marcaba el estándar o estilo de vida aceptado por Dios. Estándar que ni el propio Moisés fue capaz de cumplir, mucho menos los demás mortales. Pero entonces, ¿para qué Dios da una ley a sus criaturas si Él mismo que las creó sabe que están imposibilitados de cumplirla?...

Al  espacio de tiempo anterio...

Leer Más

No seas un camaleón

En un lecho de pasto, la piel del camaleón se vuelve verde. Encima de la tierra, se transforma en marrón. El animal cambia según el ambiente. Muchas criaturas se adaptan a la naturaleza con el camuflaje que Dios les dio para ayudarlos a sobrevivir. Es natural adecuarse y adaptarse al medio ambiente. Más los seguidores de Cristo son nuevas criaturas, nacidos de arriba y cambiados desde adentro, con valores y estilos de vida que confrontan al mundo y chocan con la moral aceptada. Los verdaderos creyentes no armonizan mucho con el medio. Los cristianos en Corinto luchaban con su ambiente. Cercados de corrupción y de todo pecado concebible, sentían la presión a adaptarse. Sabían que eran libres en Cristo, pero...

En un lecho de pasto, la piel ...

Leer Más

Ni punto de comparación.

Es importante realizar periódicamente una evaluación personal. Un balance o estadística de mis valores de vida, de mis prioridades, actividades, agendas y finanzas. En fin, actualizar cada tanto mi escala de valores. Es saludable y necesario. Pero la pregunta es con quién me comparo al momento de hacer esta apreciación. Porque si lo hago comparándome con mis semejantes o con otros que yo escoja, el resultado puede estar sensiblemente alejado de la realidad. Así se me va la vida con comparaciones inútiles y peligrosas Mayormente somos propensos a compararnos siempre con los que están en una condición inferior que la mía. Por ejemplo, si quiero evaluar mis prioridades en lo económico, me comparo con alguien más ambicioso y digo: “Yo...

Es importante realizar periód...

Leer Más

mis propios errores

Este salmo advierte sobre uno de los peores males que enfrenta el hombre y la mujer, a saber: El orgullo oculto. Tenemos gran capacidad de ver fallas en los demás pero no al momento de examinarlas en  nuestra propia vida. Este parásito asesino de nombre “Orgullo” tiene la facultad de permanecer mucho tiempo imperceptible en nuestro corazón esperando su oportunidad para manifestarse. Al mismo tiempo ejerce cierto efecto cegador y nos impide ver no solamente al mismo orgullo sino otros defectos también. El orgulloso no solamente se cree humilde sino que también se cree perfecto. Esto empeora las cosas dramáticamente. Pero el texto sagrado continúa: “Preserva también a tu siervo de las soberbias; que no se enseñoreen de mí.”. Entonces...

Este salmo advierte sobre uno ...

Leer Más

Zarandeados

La vida del apóstol Pedro está repleta de matices humanos que nos identifican. Impetuoso, líder, emprendedor y valiente se sentía el hombre ideal para ponerse al frente del movimiento más trascendental de toda la historia como lo fue y sigue siendo el cristianismo. Precisaba aprender que para ser usado por Dios se necesita más humildad que capacidad. Y Dios usó justamente situaciones de crisis para forjar en él el hombre que quería. Fue en uno de sus tantos momentos de dificultad que negó al Señor para enfrentarse con ese verdadero Pedro. Entonces, horrorizado con su perfil traicionero, avergonzado por lo vil de su pecado, pasó toda la noche llorando amargamente. De esas lágrimas surgió un nuevo hombre a la manera...

La vida del apóstol Pedro est...

Leer Más

Mi derecho de venganza

Perdonar es cederle a otro mi derecho de venganza. Al ser agredidos, ofendidos, se activa en el interior de cada ser humano un natural mecanismo de autodefensa. Mi orgullo herido reacciona, mi yo interior, que se llama carne, grita. Todo mi ser arde de enojo y de ira. Algunos lo exteriorizan inmediatamente, otros mastican su rencor durante años o hasta toda una vida. Algo en nosotros se niega a perdonar. No es la reacción natural, todo lo contario. Preguntas como: “¿Quién se cree que es? Acaso no sabe quién soy yo. ¿Cómo se le ocurre? ¡Ya me va a conocer y me las va a pagar!”, son las más oídas ante una amenaza real o potencial. Lo cierto es que...

Perdonar es cederle a otro mi ...

Leer Más