+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

Crisis en las relaciones interpersonales

La comunicación entre nuestros semejantes colapsa cada día. Incomunicados en el matrimonio, padres ausentes de sus hijos por no dedicarles tiempo de calidad, aun viviendo con ellos, malos entendidos en foros políticos, y una mesa de diálogo entre las partes que se ha transformado en un ring de boxeo. El orgullo, la competitividad y el egoísmo han carcomido, y lo siguen haciendo, la fibra más íntima de la convivencia, que ya se ha tornado en supervivencia, donde el más fuerte y el que grita más es el que manda. Jesús lo advirtió, según lo narra el evangelio de San Lucas en su capítulo 17:1-4, al prevenir que los tropiezos serían inevitables. En esta ocasión dijo también que nos toparemos con...

La comunicación entre nuestro...

Leer Más

Controlado por las emociones

El último capítulo de la biografía del profeta Jonás nos presenta a un hombre vapuleado por sus emociones. En el verso uno lo vemos “apesadumbrado hasta el extremo”. En el seis “alegre en gran manera”, y en el nueve “enojado hasta la muerte”. ¿La razón?...

El último capítulo de la bio...

Leer Más

Condiciones de contrato

Me enteré de una persona que llegó leer 32 páginas en las condiciones del contrato de un teléfono celular nuevo. Esos contratos redactados con letra pequeñísima. “He llegado a la conclusión que esta empresa de telefonía no quiere que se lea su contrato”, exclamó. ¿La razón?...

Me enteré de una persona que ...

Leer Más

Como el sello postal

Una antigua escena bíblica, suscitada en la humilde aldea de Betania, nos deja una lección de vida totalmente  actualizada. En aquella oportunidad, tres hermanos ofrecieron una comida en honor a Jesús. Lázaro debatía con los demás hombres temas de vida junto al Maestro, María escuchaba atentamente sentada de lejos (como era de costumbre en aquella cultura oriental con las mujeres), y Marta, la tercera hermana servía afanadamente en los quehaceres domésticos. Fue tal la cantidad de tareas que ella estaba intentando atender que llegó a estar turbada en su ánimo. Le increpó al mismo Señor que, según ella, no estaba dándose cuenta que estaba sumida sola en sus tareas y a nadie le importaba. “Muchas cosas”, es la frase clave...

Una antigua escena bíblica, s...

Leer Más

Como el boomerang

Alguien dijo que la vida es cíclica, es como un boomerang, y es verdad. En palabras mucho más apropiadas, la Biblia lo expone diciendo: “Echa tu pan sobre el agua que después de muchos días lo encontrarás”. Todos sabemos que si tu pan cae al agua en pocos minutos se deshace, se pierde, desaparece. En la práctica sí, pero aplicándolo a la vida, no. Regresa, lo vuelves a hallar. Echa un pan de misericordia y ten por cierto que alguien, pronto, hará misericordia contigo. Echa el pan de consolación y cuando necesites, alguien se pondrá a tu lado para consolarte, no lo dudes. Echa el pan de compresión y contención y te verás rodeado de amigos, de los buenos, que...

Alguien dijo que la vida es c...

Leer Más

Colgado de un árbol

Alguien dijo que las cosas que sostenemos pueden llegar a sostenernos a nosotros después de algún tiempo, y creo que es cierto; para bien o para mal. Hay quienes sostienen una vida de materialismo, pretendiendo que sea ese “dios” quien le sustente, y cuando las riquezas se vuelan, (porque tienen alas) sus vidas se derrumban. Así encontramos a lo largo de las páginas sagradas, a varios personajes colgando sus vidas de ideales que pensaban les sostendrían, pero solo le condujeron a una vida sin sentido. Como quien cuelga de la rama de algún árbol su hamaca y descubre, tarde, que esa rama no le soportó. Así tenemos, por ejemplo a un Zaqueo subido al árbol de su materialismo, del cual...

Alguien dijo que las cosas que...

Leer Más

Sólo por gracia

Respecto al hecho de que el hombre ha realizado y sigue realizando esfuerzos infructuosos por alcanzar su salvación, la Biblia se encarga de decir que no conducen a nada. El ser humano ha inflado una y otra vez con aire caliente su globo y no ha conseguido aún salir de su propia atmósfera. Nuestras excusas de desconocimiento son inexcusables, Romanos 1:20, nuestras comparaciones con otros no son permisibles, Romanos 2:1, nuestros méritos religiosos son inaceptables, Romanos 2.29. La conclusión es inevitable: salvarnos a nosotros mismos no resulta. Pero gloria a Dios que donde el hombre falla, Dios sobresale. La salvación viene del cielo a la tierra, no desde abajo hacia arriba. Dice Lucas 1:77-79 que “Cristo vino para dar conocimiento...

Respecto al hecho de que el ho...

Leer Más

Sé sincero

Dios no ha exigido nunca que sus criaturas sean perfectas. Ese es el argumento que muchos sostienen respecto a Él. Basándose en eso algunos se esfuerzan por ser aceptados, por convencer o impactar a Dios con su perfecta impecabilidad ficticia. Otros, en cambio, abandonan frustrados la tarea y sienten nunca poder llegar a satisfacer las demandas divinas. Ni la una ni la otra. Sinceridad, más que impecabilidad es lo que Dios busca. David escribió en el Salmo 51:6 “He aquí que tu amas la verdad en lo íntimo.” Esta lección la aprendió en carne propia el apóstol Pedro. Él se sentía el mejor de todos. Fue uno de los primeros seleccionados, pertenecía al grupo de los tres más cercanos a...

Dios no ha exigido nunca que s...

Leer Más

Somos sal

Esta es un de las frases más ricas de Jesús y la encuentras en el evangelio de Mateo. No rica por el simbolismo que utilizó: La sal, sino por la didáctica que encierra. La característica principal de la sal, entre otras, es la de modificar el medio que le rodea. Si hay corrupción, la detiene, si no hay sabor le sazona, y si te excedes lo arruina, pero de una u otra manera, lo que era ya no será igual después de la acción de la sal. Vivimos en medio de un mundo y una sociedad cambiante y tenemos dos opciones, o impactar nuestro mundo circundante o ceder ante su presión. Es en ese aspecto que la Biblia anima a...

Esta es un de las frases más ...

Leer Más

Receta para el fracaso

Si hay algo que destaca en la vida de Jesús es que nunca fue su meta complacer a todos. Con excepción de su Padre, Quien le había comisionado para redimir a la humanidad, los demás nunca fueron motivo para dudar de su convicción ni de su comisión. Es que si vas a dirigir una orquesta debes aprender a darle la espalda al público. Nos embarcamos en proyectos que tienen como germen la aprobación de alguien cuando ni siquiera podemos estar seguros de cuáles sean sus motivaciones. Tal vez te aplaudan en algún momento, pero ¿y Dios? ¿Qué opina Él? ¿De qué me sirve el aplauso de todo el teatro si no tengo el aplauso de mi maestro?”… Muchos dan diferentes...

Si hay algo que destaca en la ...

Leer Más