+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

Jesús nos sorprende

Era su obligada visita de cada semana al juez. Gozaba de cierta “libertad condicional”. Su antigua conducta desordenada y violenta estaba todavía presente en el recuerdo de aquella ciudad. Y, lo que es aún peor, también presente en el prontuario judicial de aquel ex convicto. La vida difícil del que tuvo que pagar una condena en la cárcel, su inserción en la sociedad y su rehabilitación linda casi con lo utópico.  Salía de la oficina del juez cuando Carlos Paredes observó una multitud que se agolpaba para ver al famoso artista que estaba a punto de pisar la alfombra. La entrega de los premios “Oscar” se realizaría esa misma noche. ¡Qué diferencia! De un lado de la calle la soledad,...

Era su obligada visita de cada...

Leer Más

Interrupciones divinas

El tema de “descubrir la voluntad de Dios” sigue y seguirá siendo un tema enigmático para muchos seguidores de Jesús. No es que lo sea, sino que ha llegado a ser enigmático. Un repaso por las páginas de las sagradas escrituras y el trato de Dios con sus hombres, deja ver a las claras que no es difícil seguirle ni llevar su yugo pues es “liviano, y ligera la carga”. Pero se torna pesado cuando pensamos que depende exclusivamente de nosotros. En realidad, la voluntad de Dios no es un destino al que debo llegar sino un sendero que está delante de mí, y solo debo disponerme a transitarlo. “Para que andemos en ellas”, dijo el apóstol Pablo en Efesios,...

El tema de “descubrir la vol...

Leer Más

Hambre y sed

Dentro de las excelsas bienaventuranzas dictadas por Jesús en aquel sermón dado desde una colina, al comienzo de su ministerio, una se destaca para nuestro interés: “Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados”. (Mateo 5:6). Si meditamos un poquito en esta declaración, suena algo incongruente al comienzo. Nosotros tildamos de desventurado a aquella persona que mendiga por un bocado de pan y ruega a nuestras puertas por un vaso de agua, sin embargo Él las llamó bienaventurados… Para nuestra cultura materialista los que tienen hambre y sed son los pobres, los marginados, los de países subdesarrollados, empobrecidos. ¿En qué aspecto este sector de individuos son bienaventurados?...

Dentro de las excelsas bienave...

Leer Más

Frutos de plástico

¿Has llegado alguna vez a una casa y has visto sobre la mesa esa fuente repleta de brillantes y atractivas frutas de diversos colores que te tentaban a comerlas? Te acercaste un poco y, para tu sorpresa y desilusión, notaste que su brillo no era natural, eran de plástico. Una perfecta imitación de lo verdadero, pero artificial. Abundan, hoy en día, frutos del carácter y temperamento, pero falsificados. El carácter de todo hombre y de toda mujer es su mayor capital de vida. Lamentablemente hoy otras cosas lo han suplantado, y vales por lo que tienes o haces, no por lo que eres. Pero en el mercado del cielo el ser humano todavía sigue cotizando por lo que es, y...

¿Has llegado alguna vez a una...

Leer Más

Frente al mar

Estoy frente a la playa de Same, en la provincia de Esmeraldas, Ecuador. Mar de pescadores, pescadores artesanales, de bote, red y sudor. Es su sostén, es su oficio, es su vida. El mar, sus redes y los peces, que cada vez escasean más. Se los llevan los barcos pesqueros, con sus enormes redes que atrapan cardúmenes completos. Así es la vida, los de abajo deben sobrevivir de las sobras de los de arriba. Anocheció. Una tenue luz solitaria en la arena deja ver la silueta de una mujer sentada. Espera con la mirada perdida en el curvo horizonte marino. Su esposo entró hace algunas horas, cuando aún era la tarde, a recoger las redes, y ver si la buena...

Estoy frente a la playa de Sam...

Leer Más

Estrategias inteligentes

En nuestra cotidiana lucha contra el pecado debemos identificar tres áreas en que seremos atacados  y tres estrategias de defensa diferente. Existen los pecados ocasionales o circunstanciales. Esos que cometemos sin premeditarlos. Fuimos “sorprendidos por alguna falta”, Satanás nos engañó, tuvimos un mal día, estábamos débiles y caímos. No hay excusas, para nada, pero ocupan un lugar diferente a otros pecados intencionales y calculados. En este caso la confesión sincera y la supervisión del error cometido para que no se vuelva a repetir y tornarse un hábito puede ser suficiente. Hay otras situaciones donde el pecado se ha vuelto habitual y ha parasitado nuestra conducta como un huésped oculto y nocivo. Si ese pecado depende de un lugar o una persona...

En nuestra cotidiana lucha con...

Leer Más

El que no arriesga no gana

La trillada frase: “El que no arriesga no gana” tiene mucho de cierto. Dios puso en cada uno de nosotros un mecanismo de prevención y auto conservación basado en el temor a lo desconocido o el miedo, y también basado en la prudencia. Es natural a cada ser humano y necesario para la conservación de nuestra especie. Pero también dice la Biblia que el mismo Dios pone a nuestra disposición un espíritu que no es de cobardía sino de valor y dominio propio. Jesús también sintió miedos, pero avanzó con su mirada puesta en Aquel que le encomendó la tarea y logró redimir la caída raza de Adán con una obra de magnitud cósmica y características épicas. Alguien dijo que:...

La trillada frase: “El que n...

Leer Más

El duelo por la pérdida

Desprenderse de algo o de alguien que amamos intensamente, genera en nosotros cierto “duelo” por lo perdido. Ese duelo es algo progresivo que atraviesa varias etapas. La primera podemos pensarla como un momento de IMPACTO. Es cuando lo que estaba ya no está más; pero ese estado es tan fuerte que luego hay otro momento que funciona como al resguardo del dolor, CONSERVANDO LA ILUSIÓN DEL OBJETO PERDIDO. Para no entrar directamente en un dolor insostenible, nuestras emociones se resguardan y aparecen allí conductas como: conectarse con un perfume que me recuerda a...

Desprenderse de algo o de algu...

Leer Más

Donde se unen dos caminos

Hoy vamos a pararnos en un lugar incómodo de la experiencia humana. Esos momentos donde la vida nos pone en una “Encrucijada”, donde el camino de la vida nos sorprende con un desvío en dos direcciones, donde al igual que la topografía de un laberinto, no vemos fácilmente la salida aunque sabemos que en algún punto está. ¿Qué sentimos cuando esto nos está pasando? confusión, miedo, duda, inseguridad, desesperación a veces… ¿Por qué creemos que la vida nos enfrenta a situaciones así? Porque somos seres finitos, y no tenemos la total dimensión de lo que sucede. Vemos “en parte”. Nuestra visión tiene la limitación del tiempo y del espacio, y no está (todavía) ampliada en la dimensión eterna. ¿Para qué...

Hoy vamos a pararnos en un lug...

Leer Más

Comunión más que conexión

Vivimos en el siglo de las conexiones. Muchas personas alrededor del mundo literalmente viven conectadas. Conexiones inalámbricas, redes sociales que en verdad son antisociales, porque están creando adolescentes y jóvenes despersonalizados que no saben comunicarse “face to face”, sólo “pantalla a pantalla” a través del… ¿Face? Conexiones vía Internet, conexión satelital, conexiones de fibra óptica  del alta velocidad… Cristo ya se despedía y, casi adelantándose a los siglos, recomendó a sus seguidores a que vivan conectados, sí, conectados a Él. De lo contrario todo lo que sean capaz de realizar en sus fuerzas no tendría rédito alguno cuando de valores eternos se habla. “Permaneced en mí y yo en vosotros. Como una rama nada puede producir si no está permanentemente...

Vivimos en el siglo de las con...

Leer Más