+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

¿Manos llenas o vacías?

  La protagonista del libro de Ruth, en la Biblia, se llamaba Noemí. Esta mujer disfrutaba de una hermosa familia formada por su esposo y dos hijos varones. Llegó la crisis económica y tuvieron que emigrar a tierras lejanas, al extranjero. Allí, su estabilidad económica mejoró pero males peores le esperaban. Primero su esposo, luego uno de sus hijos, y por último el otro; los tres hombres de la casa murieron. Devastada, pobre y viuda, regresa a su tierra natal con la tristeza dibujada en el rostro. Escuchemos lo que dice mientras transita las calles de su aldea  ante la mirada impertérrita de las vecinas: “Habiendo entrado en Belén, toda la ciudad se conmovió por causa de ella, y decían: ¿No...

  La protagonista del ...

Leer Más

Cristianismo real

Este ruego apostólico comienza con un desafío de ofrecer a Dios la propia persona. No sólo el domingo pertenece a Dios, ni sólo tenemos que cumplir tareas precisas, pues Dios quiere todo lo que brota de nuestra persona interna.  Aquí, el apóstol nos invita a  no seguir la corriente del mundo en que vivimos. Nos invaden las propagandas, las modas, la técnica, sin contar el peso de nuestras viejas y queridas costumbres. Todo eso es el mundo, que nos aprieta con sus lógicas y sus pretendidas necesidades. ¡Y pensar que debíamos ser libres para que el corazón fuera sólo para Dios! Todo cristiano debe cultivar una actitud crítica frente a esta vida, porque hemos sido renacidos para una esperanza que...

Este ruego apostólico comienz...

Leer Más

El poder del Espíritu

  Aún no hemos descubierto el verdadero poder de nuestras mentes, mucho menos de nuestros espíritus. Dios nos ha creado tripartitos: Cuerpo, alma, espíritu. Aunque en realidad ese es el orden que nosotros hemos propuesto; pues en Su Palabra la escala de valores es totalmente a la inversa: espíritu, alma y cuerpo. (1° Tesalonicenses 5:23) Los científicos dicen que estamos usando apenas el 13% de nuestra capacidad mental y que la mayoría de las enfermedades y dolencias se originan en nuestras emociones enfermas más que en nuestros cuerpos. Los humanos fueron diseñados para vivir en el ámbito del espíritu y, a su vez, ese espíritu influenciado y gobernado por el Espíritu, (con mayúsculas), El Espíritu de Dios. Ahí se completa el...

  Aún no hemos descub...

Leer Más

Con los vidrios polarizados

El final del capítulo tres de la Canción de canciones que escribiera Salomón narra la separación de una muchacha de su amado novio. ¿La causa? Una pared que ella misma había levantado. Un muro de comodidad, disfrute y conformismo. Insistentemente el novio intenta atravesarlo pero tenía puesto cerrojo. Se va. Los seres humanos tenemos la tendencia a aislarnos antes que a relacionarnos. Levantamos muros en lugar de construir puentes. Justificamos nuestra hermética actitud argumentando que hemos sido traicionados muchas veces, que ya no se puede confiar más en nada ni en nadie, que cada uno rema el agua para su propio molino...

El final del capítulo tres de...

Leer Más

Lo insignificante de la vida

Me detuve a pensar por algunos instantes en cosas insignificantes de la vida. Inmediatamente la lista en mi mente se extendía más y más. Luego observé que la mayoría de las cosas que para mí no tenían significado, para otros sí. La vida son detalles, cada vez estoy más convencido de esta verdad. Lo triste es que nos damos cuenta tarde. Se nos va la vida corriendo detrás de lo urgente y pasamos por alto lo imprescindible. Obvio que lo urgente siempre va a gritar más fuerte, pero es de sabios desarrollar los oídos de nuestro ser interior para escuchar la voz inaudible de lo esencial, y ver lo que es invisible  a los ojos. Jesús fue una persona que...

Me detuve a pensar por algunos...

Leer Más

Yo pensaba

El segundo libro de los Reyes, en su capítulo 5, nos relata la historia de un general asirio de nombre Naamán. Afortunado en carrera militar y triunfante en tantas batallas, vivía derrotado por una enfermedad crónica que aún hoy le consume la vida a cualquiera: La Lepra. Fue una empleada de su propia casa, que había sido tomada cautiva en una de las tantas incursiones de este general al debilitado pueblo hebreo, quien le recomendó visitar al profeta Eliseo para que le cure de su enfermedad. Casi de mala gana aceptó la propuesta, total había probado con tantos médicos… Mientras se acercaba a la casa del profeta con sus camellos cargados de regalos pensaba: “Seguramente saldrá y me recibirá con...

El segundo libro de los Reyes,...

Leer Más

Una mancha en tu frente

El orgullo está íntimamente ligado a la parte existencial, moral y espiritual de todo ser. En esencia enceguece a su portador, por tal motivo es mucho más fácil identificarlo en la vida de los otros y no en la mía propia. David es sumamente claro en su Salmo número 19 al decir: “¿Quién podrá entender sus propios errores? Líbrame de los que me son ocultos. Preserva también a tu siervo de las soberbias; que no se enseñoreen de mí. Entonces seré íntegro, y estaré limpio de gran rebelión”. Con claridad meridiana este texto sagrado advierte sobre lo sutil del orgullo, al punto de que me esté esclavizando (de allí el ruego: “líbrame”) y yo no lo sepa, no lo note,...

El orgullo está íntimamente ...

Leer Más

Superación personal

El principio de la superación personal no es un nuevo concepto en valores, o en la sección “recursos humanos” de una empresa al estilo moderno. Dios puso en nuestro ser ese valor, ese sentido de auto superación y de progreso personal, solo que recomienda hacerlo pacientemente y “en sus fuerzas”, nunca separados de Él. El estancamiento, el conformismo y un estilo de vida cómodo nunca estuvieron presentes en el plan de Dios al diseñar tu vida. Pablo lo expone muy bien en el capítulo 3 de su carta a los Filipenses. Es que la senda de aquel que camina en justicia es como la luz del alba que va aumentando hasta llegar a un momento de plena luz cuando el...

El principio de la superación...

Leer Más

Silencio fatal

Dios nos provee abundante ejemplo en la Biblia sobre personajes que cuando tenían que hablar no hablaron, entonces Dios levantó a otros que acabaron avergonzando a los que permanecían en silencio. La reina Esther es un caso típico de esto. De nacionalidad judía, esta mujer aparece en escena como esclava bajo el imperio Asirio y posteriormente hecha reina por edicto real. Sí, la vida le sonrió. Pero parece que su “buen pasar” le estaba haciendo olvidar sus raíces y sus comienzos. (Cosa no recomendable). Su pueblo biológico estaba bajo amenaza de exterminio aunque dentro del palacio se vivía una atmósfera de lujo y seguridad. Fuera de las paredes reales, su tío, Mardoqueo, hacía lo imposible por modificar semejante realidad sin...

Dios nos provee abundante ejem...

Leer Más

Si un ciego guía a otro ciego…

Mientras escribo estas sencillas reflexiones, mi país de residencia, Ecuador, vive conmocionado la visita del “Sumo Pontífice”: El Papa Francisco. Carismático, alegre y revolucionador, cautiva millones de almas de niños, jóvenes y adultos que flamean a su paso banderas con la estampa de su sonriente rostro. No solo banderas, camisetas, posters, sombrillas, pulseras, relojes, stikers, todo vale al momento de “lucrar con la fe”, la fe de tantas almas incautas que corren detrás de algo o de alguien que les inspire confianza en medio de un mundo descorazonado y despiadado. (Al mismo tiempo que ese alguien no le confronte con su estilo de vida pecaminoso, obvio). El título de “Sumo Pontífice” viene del latín Summux pontífex, que significa: máximo constructor...

Mientras escribo estas sencill...

Leer Más