+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

Sobre todo, la pureza

El armiño es un animalito que vive en el norte de Europa y Asia. Su piel es muy codiciada. Este animal tiene costumbres higiénicas que han hecho que sea muy fácil de capturar. Cuando sale de su cueva, los cazadores ensucian su escondite y mandan a sus perros a perseguirle. El armiño, al ver su cueva sucia, prefiere ser cazado, antes que ensuciar su piel. Para este animal: “La pureza vale más que la vida.” ¡Qué reflexión! ¿Verdad? Vivimos en un mundo donde el relativismo moral, la sensualidad, el sexo libre y explícito, está a la orden del día. Pequeños niños, que ayer jugaban con juguetes, hoy consumen drogas, beben alcohol, se embarazan y abortan. Vivimos en medio de un lodazal,...

El armiño es un animalito que...

Leer Más

Sociedad ¿consumista o consumida?

Hoy se habla de una sociedad consumista como la nuestra. Esto hace referencia a nuestro voraz estilo materialista consecuencia de creerle la mentira a la maquinaria propagandista acerca de necesidades más virtuales que reales por las que perdemos el sueño hasta verlas satisfechas, solo para continuar con la misma sed que teníamos antes de alcanzar dicha meta. También se nos advierte sobre la existencia de adicciones que nos flagelan. “Aquel consume drogas. Ellos consumen alcohol”, decimos. Pregunto: ¿Consume drogas o es consumido por ellas? ¿Consume alcohol o es el alcohol el que le está consumiendo los intestinos?...

Hoy se habla de una sociedad c...

Leer Más

Nada más que un aparato

Hoy en día, el estar constantemente conectados a Internet, se ha tornado una adicción, más que una necesidad. Conscientes de esta realidad en el mercado, las compañías de telefonía móvil ofrecen cuantas alternativas sean posibles para mantener satisfecho al consumidor. Por tal motivo, hoy puedes compartir vía inalámbrica tu paquete de datos móviles con otros dispositivos. Es que un dispositivo móvil (esa es la forma correcta de referirse a un celular), es prácticamente un aparato inservible sin conexión a Internet, ¿verdad? ¿Qué es lo que puedes hacer sin “conexión”?...

Hoy en día, el estar constant...

Leer Más

Enterrado, detectado y ¡restaurado!

En otra de mis tantas visitas a “la casa en la playa”, como nuestras hijas llaman al lugar al que viajamos algunas veces en el año, en Same, provincia de Esmeraldas, me llamó la atención ver a dos muchachos que buscaban monedas enterradas en la arena. Con un moderno detector de metales electrónico de ultra sonidos, que detecta metales enterrados bajo tierra hasta más de un metro de profundidad, dos jóvenes “barrían” cada metro cuadrado de playa escuchando las diferentes frecuencia de sonidos que emitía el aparato. “A veces encontramos metales viejos y oxidados, sin valor alguno. Otras veces hallamos monedas, nuevas y antiguas. Las nuevas y de valor las restauramos y usamos nuevamente”. (De hecho, en los cinco minutos...

En otra de mis tantas visitas ...

Leer Más

¿Quién soy? en realidad…

Caminaba por la orilla como tantas otras veces. La crecida de los ríos había ensuciado el mar con resaca más que en años anteriores. Esa maraña de troncos, palos, y ramas secas cubría casi la totalidad de la arenosa playa. El aspecto se asemejaba más a una escena de terror que a un paisaje estival. Madera seca de todas las formas, colores y tamaños estorbaban mi andar por aquella playa. Escogí una rama, una cualquiera, no la mejor, más bien casi la más fea. La llevé al jardín de mi casa, a mi huerto. La injerté a un frondoso árbol que crecía en el medio del jardín. Esa rama muerta cobró vida, se llenó de rica savia, brotó. Hoy luce...

Caminaba por la orilla como ta...

Leer Más

¿Cuál de los tres?

Y así termina este relato con tres personas en distintos lugares, de un lado de la puerta, el hijo menor, el que había malgastado los bienes de la familia con rameras y farras, pero que se había arrepentido y confesado su pecado, asombrado por el banquete con que se le recibió y en medio de aceptación y danzas de júbilo. Del otro lado de la puerta, el otro hijo, el mayor, el que mantuvo en todo momento una conducta intachable, el que vivía en el estricto cumplimiento de las leyes de la casa, igual que aquellos fariseos del versículo 2 que escuchaban la parábola. Con su corazón lejos del padre. En fin, un hijo amargado y rencoroso. Y en el...

Y así termina este relato con...

Leer Más

Te perdiste la fiesta

No podemos despedirnos de esta cautivante historia sin dedicar un segmento al hijo mayor. Pues esta historia comienza con una FAMILIA IDEAL. Continúa con una FORTUNA INMENSA. Prosigue con una FALSA ILUSIÓN, la del hijo yéndose lejos. Sigue con un FINAL INESPERADO, con los cerdos, y acaba con una FIESTA INIGUALABLE. Pero en esa fiesta faltaba el otro hijo, estaba enojado, fuera de la fiesta, hablando a la puerta con el Padre sin querer entrar. Dice el versículo 28 de nuestro capítulo 15: “Entonces se enojó, y no quería entrar”. Tanto lo uno como lo otro te dejan fuera de la vida de la gracia. Tanto el temor al castigo (que te mantiene lejos del amor del Padre), como la...

No podemos despedirnos de esta...

Leer Más

Borrón y cuenta nueva

El muchacho desobediente de nuestra historia en el evangelio de Lucas, (o hijo pródigo) se encontraba ya en casa de su padre, en su lugar. Había sido perdonado. Aún no lograba creerlo. En realidad había vuelto a su casa con una mezcla de temor y esperanza. Temor de ser rechazado y esperanzas de ser recibido, pero el Padre le demostró ser no solo mejor que sus temores, sino también mayor que sus esperanzas. Es que cuando buscas con sinceridad el rostro de Dios y te arrepientes, quedas sorprendido con su inagotable sobredosis de Gracia. Dice Juan 1:16: “Y de su plenitud tomamos todos, y gracia sobre gracia”, o lo que llamo: “Sobredosis de gracia”. Sí. En ese efusivo beso se...

El muchacho desobediente de nu...

Leer Más