+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

No necesito de Dios

En verdad, Dios creó al hombre y a la mujer libres para decidir lo que le conviene y lo que no le conviene. Este hecho estaba muy bien representado en el árbol prohibido en el huerto del Edén, el árbol del conocimiento del bien y del mal. Conocimiento que fue muy tentador para el ser humano, pues le ofrecía control absoluto de sus decisiones. Pero Dios quería ser Él quien le aconsejara y le guiara a través del árbol de la vida, que no era otra cosa que el madero del Calvario y su Cristo. Obvio que en ese lugar, la cruz, tu vida antigua muere, tus deseos se subordinan a los Suyos, tus planes son tiernamente modificados y la renuncia, la...

En verdad, Dios creó al hombr...

Leer Más