+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

Raíz amarga

Soy botánico de profesión, y algo que aprendí en mi vida de jardinero es que las buenas plantas deben ser atendidas si quieres conservarlas y reproducirlas. Pero las otras, las malas, indeseables y amargas, crecen solas, sin que nadie las siembre y se propagan con tanta facilidad que, en cuestión de días, invaden tu terreno hasta arruinarlo todo, contaminando aún a las buenas plantas. Dios usa en su palabra dos veces esta analogía para referirse a la amargura, el rencor y el odio como raíz amarga que contamina y contagia. Así lo leemos, por ejemplo, en Deuteronomio 29:19: “Tengan cuidado de que ninguno de ustedes sea como una raíz venenosa y amarga. Si alguno de ustedes, al oír las palabras de...

Soy botánico de profesión, y...

Leer Más