+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

Abre tu puño

En nuestro diario andar experimentamos variadas situaciones incomprensibles. Muchas veces son esas situaciones las que provocan en nuestro corazón sentimientos de temor por considerarnos abandonados y desprotegidos de parte de Dios. En ese estado de enojo culpamos a Dios y a las personas por inconvenientes que, en la mayoría de los casos, son consecuencias de malas decisiones personales. Actuamos de manera enajenada de Dios, nos metemos en problemas, sufrimos el daño y levantamos nuestro puño al cielo exclamando: “Dios ¿Por qué me has hecho esto?” Y Dios nos mira con pena desde su trono y pareciera respondernos: “Si me hubieras escuchado cuando te lo advertí…” No en vano dice Él en su Palabra “El prudente ve el mal y se aparta. El...

En nuestro diario andar experi...

Leer Más