+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

 Inobjetable

Si tendríamos que destacar un legado a la humanidad, un hallazgo arqueológico, un patrimonio cultural y una de las principales “maravillas del mundo”, la Biblia, la Palabra de Dios, lleva la delantera por mucho. Ignorada, distorsionada y refutada sigue y seguirá siendo el baluarte más noble que pueda engalanar la historia, la mente, la familia y la vida toda de todo ser humano.

Del libro “siete razones para confiar en la Biblia”, de Erwin Lutzer, extraigo lo siguiente: “Este libro contiene la mente de Dios, expone la condición del hombre, presenta el Camino de salvación, el destino de los pecadores y la felicidad de los creyentes. Sus doctrinas son santas, sus preceptos vinculantes, sus historias son verdaderas y sus decretos inmutables. Léalo para ser sabio. Véalo para estar seguro, y practíquelo para ser santo. Contiene luz para dirigirle, comida para apoyarle y consuelo para animarle. Es el mapa del viajero, el báculo del peregrino, la brújula del piloto, la espada del soldado y el fuero del cristiano. Aquí vemos el Paraíso restaurado, el cielo abierto y las puertas del infierno reveladas. Cristo es su gran tema. Nuestro bien es su propósito y la gloria de Dios su final.

Debería llenar la memoria, probar el corazón y guiar los pies. Léalo lentamente, con frecuencia y acompañado de oración. Es una mina de riqueza, un paraíso de gloria y un río de placer. Se le da a usted en vida, será abierto en el juicio y será recordado para siempre. Incluye la responsabilidad más alta, premia la labor más grande y condena a todos los que juegan con su contenido sagrado.

Quizás intentes negarlo, pero millones de vidas transformadas y miles de muertes de mártires que han dado y siguen dando su vida por estas verdades son evidencia más que suficiente para probar su poder vigente. Puedes hoy negarlo, pero esa misma Biblia que hoy descansa en un cajón olvidado de tu casa, mañana te juzgará por la eternidad. Tenlo por cierto.

Pensamiento del día:

La Biblia, a menudo ha sido declarada muerta, pero el cadáver nunca ha permanecido inmóvil.

Pablo Martini