+593 2-247-5563 contacto@labibliadice.org
Arriba

“Llevad mi yugo”

  Cada mañana, la escena se repetía. Encorvada por el peso de su carga, una anciana caminaba lenta y quejosamente por las playas del lago Michigan cargando un pesado cubo de agua rumbo a su cabaña. Sus pies descalzos y heridos por las afiladas rocas, aumentaban el martirio al andar. Sus manos deformadas por el reuma, apenas lograban sujetar, sin que se caiga, la tan preciada carga. Pero esta mañana, su observador notó algo diferente. Alguien le había regalado un yugo de madera a aquella mujer. Ahora, cruzando el travesaño por los hombros, el esfuerzo era menor. Pero al fin de cuentas, no se quitó el sufrimiento. Las mismas piedras, las mismas heridas, el mismo peso, la misma fatiga. No dudó....

  Cada mañana, la esc...

Leer Más