+593 2-247-5563 siempreamigas@labibliadice.org
Arriba

LAS APARIENCIAS ENGANAN

Hola que gusto estar nuevamente juntas. Eres una mujer bastante razonadora y que muchas veces pone en tela de duda la Palabra de Dios o la veracidad de la misma? Déjame contarte una historia a continuación que nos dejara grandes enseñanzas.

Un hombre de unos 75 anos viajaba en tren y aprovechaba el tiempo leyendo a su lado viajaba un joven universitario que también leía un libro de de ciencias.

El jovencito curioso no paro de mirar hasta descubrir que era la Biblia el libro que su acompañante de viaje leía. Para más señas, el Evangelio de San Marcos era la parte por la que se encontraba abierta aquella Biblia.
El chico, ante tal descubrimiento miro al viejo y sin más le dijo:

– Señor, ¿de verdad usted todavía cree en ese libro lleno de fábulas y cuentos?

– Sí, pero no es un libro de cuentos, es la Palabra de Dios. ¿Estoy equivocado?

– Claro que lo está. Creo que usted señor debería estudiar Historia Universal. Vería que la Revolución Francesa, ocurrida hace más de 100 años, mostró la miopía, la estupidez y las mentiras de la religión.
Únicamente las personas sin cultura todavía creen que Dios hizo el mundo en 6 días. Usted señor debería conocer un poco más lo que nuestros científicos dicen de todo eso.

– Y… ¿cree usted que es eso lo que nuestros científicos dicen sobre la Biblia?
El joven contesto:

– Como voy a bajar en la próxima estación, no tengo tiempo de explicarle, pero déjeme su tarjeta con su dirección para mandarle material científico por correo con la máxima urgencia.

El anciano entonces, con mucha paciencia, abrió cuidadosamente el bolsillo derecho de su bolso y le dio su tarjeta al muchacho. Cuando éste leyó lo que allí decía, salió cabizbajo, sintiéndose peor que una ameba.

En la tarjeta decía:
Profesor Doctor Louis Pasteur
Director General del Instituto de Investigaciones Científicas Universidad Nacional de Francia.
Este es un hecho basado en la vida real que ocurrió 1892

CONCLUSIONES:

Dijo en una ocasión el apóstol Pablo: 9 Y me ha dicho: Bástate mi gracia; porque mi poder se perfecciona en la debilidad. Por tanto, de buena gana me gloriaré más bien en mis debilidades, para que repose sobre mí el poder de Cristo. 1 Corintios 12:9

Mónica López de Silva

Productora del programa radial Siempre Amigas del Ministerio Internacional de Radio La Biblia Dice...®

funciona con disqus