+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org

Ayúdenos a seguir llevando la Palabra de Dios

Nuestro ministerio se mantiene gracias a sus oraciones y ofrendas voluntarias
Conozca la respuesta a

La Pregunta del Día

Nuestro salvador se llama Jesús o Emanuel

En Mateo 1:23 se dice que una virgen concebirá y llamará su nombre Emanuel. Sin embargo, Mateo 1:25 relata que la virgen dio a luz a su hijo primogénito; y le puso por nombre Jesús. ¿Por qué un nombre diferente?

Gracias por su interesante consulta. Comencemos enfocando nuestra atención sobre el nombre Jesús. Este nombre, que significa Jehová salva o Jehová es salvación, es el nombre que la virgen María debía poner a su hijo, según la voluntad de Dios comunicada por el ángel Gabriel. Fiel a lo que Dios quiso, cuando María dio a luz a su hijo le puso por nombre Jesús. Con esto en mente, vayamos al libro de Mateo. Leamos los versículos 18 al 21 del capítulo 1 donde dice: "El nacimiento de Jesucristo fue así: Estando desposada María su madre con José, antes que se juntasen, se halló que había concebido del Espíritu Santo. José su marido, como era justo, y no quería infamarla, quiso dejarla secretamente. Y pensando él en esto, he aquí un ángel del Señor le apareció en sueños y le dijo: José, hijo de David, no temas recibir a María tu mujer, porque lo que en ella es engendrado, del Espíritu Santo es. Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados." Podemos decir entonces que tanto María la virgen, como José, su flamante esposo, más no el padre del hijo que estaba por nacer, recibieron de Dios por revelación que el nombre del niño que estaba por nacer debía ser Jesús, que como ya señalamos significa Jehová salva o Jehová es salvación. Al meditar sobre todo esto, no solo sobre el nombre que se debía dar al niño, Mateo, el autor del Evangelio, reconoce que este evento estuvo profetizado en el Antiguo Testamento, en el libro de Isaías justamente, capítulo 14 versículo 7, y es por eso que cita este texto en Mateo 7: 22-23 donde leemos: "Todo esto aconteció para que se cumpliese lo dicho por el Señor por medio del profeta, cuando dijo: He aquí, una virgen concebirá y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Emanuel, que traducido es: Dios con nosotros." Emanuel significa Dios con nosotros. Lo que Isaías está profetizando no es el nombre que se debía dar al niño nacido de la virgen sino lo que ese niño iba a significar para Israel y para el mundo en general. En ese niño se conjugaría lo divino con lo humano. Ese niño será Dios en nuestra naturaleza. Dios en carne. Solo así se puede cumplirse el significado del nombre Jesús. Jehová salva o Jehová es salvación. Como hombre, Jesús está en capacidad de morir por otros hombres. Como Dios, su sacrificio tiene alcance infinito de modo que es eficaz para el perdón de pecados de todos los hombres. Podemos entonces perfectamente decir que en Jesús se cumple lo profetizado por Isaías cuando dijo: Dios con nosotros.