+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Abr 26

Orgulloso de su obra

Job 39:19-25  ¿Diste tú al caballo la fuerza?  ¿Vestiste tú su cuello de crines ondulantes?
¿Le intimidarás tú como a langosta? El resoplido de su nariz es formidable.
Escarba la tierra, se alegra en su fuerza, Sale al encuentro de las armas;
Hace burla del espanto, y no teme, Ni vuelve el rostro delante de la espada.
Contra él suenan la aljaba, El hierro de la lanza y de la jabalina;
Y él con ímpetu y furor escarba la tierra, Sin importarle el sonido de la trompeta;
Antes como que dice entre los clarines: ¡Ea!
Y desde lejos huele la batalla, El grito de los capitanes, y el vocerío.

Una de las cosas más gratificantes para un artista no es solamente que otros elogien su obra, sino haber acabado y estar satisfecho porque sabe que no hay nada más que hacer, que está perfecto. Dios también realza las características únicas del caballo, su fuerza, valentía y hermosura; me encanta la parte que dice: “su resoplido es formidable”. No sé si has tenido la oportunidad de estar frente a un caballo, yo crecí con algunos y realmente es un animal con tanta fuerza y poder pero una vez manso es dócil y sumiso.

Dios cuestiona a Job y le pregunta si él dio todas estas características a tan hermoso animal, pero por sobre todo resalta que es Dios mismo el que tuvo en cuenta cada detalle e hizo con  sabiduría y perfección a cada criatura, nada está al azar o a la suerte evolutiva, puso cuidado aún hasta en su pelaje. Me gustaría que pienses en cada una de los atributos que nos distinguen en toda la creación y sobre todo la capacidad de relacionarnos de forma íntima con Dios, las capacidades únicas que te hacen un reflejo de su gloria. Alaba y agradece a Dios por su magnífica obra y por ti mismo.

¿Ves los detalles en cada obra de Dios?
¿Crees que Dios hace cosas sin sentido?
¿Tienes confianza en lo que Dios hace?

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.