+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
May 02

Jueces 8:34-35

No dejo de sorprenderme de cómo somos de ingratos. Puede que aun estemos disfrutando de los beneficios de una buena acción a nuestro favor y ya nos comencemos a quejar. Israel no era diferente a nosotros, ellos no se acordaron; la idea aquí es que dejaron de darle importancia. Vieron que lo que Dios había hecho era sólo una obra más y hasta parte de su obligación, era como pensar en que si Dios me sacó de Egipto ahora tiene que cuidarme y darme todo lo que prometió.

Otro aspecto es ser ingrato con los siervos de Dios, algo también muy sorprendente, ya que hemos tenido personas que hicieron de todo por ayudarnos y nos acompañaron, pero en cuanto cometen una falta o dejan de estar a nuestro lado nos volvemos contra ellos y les comenzamos a criticar o murmurar. No dejes que tu corazón quite de tus ojos el valor de los que están a tu servicio, no son tus empleados, son esclavos de Cristo por amor.

¿Te quejas de Dios? Haz una lista con 3 cosas lindas que recibiste de Dios en los últimos días.

 

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.