+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Sep 28

Job 14:4

Me mata tu respuesta
¿Qué puedes decir a esto? Cuando más leo la Biblia me encuentro con la realidad que cada vez es más clara y sencilla. NADIE puede hacer limpio lo inmundo, no existe detergente humano que pueda sacar la mancha de los pecados, las conciencias sucias, los hábitos arraigados a nuestras células que sólo nos llevan a hacer lo malo, a recaer una y otra vez. No existe tratamiento psicoterapéutico o pastillas de ningún tipo para cambiar un corazón sucio. Dios vuelve a dejarnos sin argumentos, sin palabras, sin excusas; vuelve a demostrarnos que no hay nada que pueda hacer el hombre para limpiar su maldad. En los años del oscurantismo se hizo el intento fallido de conseguir indultos por pagos con monedas y creo que fue justamente la era de mayor oscuridad porque miles fueron condenados al infiernos pagando su tiquete de entrada.

Si la respuesta es “NADIE” ¿ahí termina este asunto?, ¿simplemente la suerte está echada para el hombre y llegó su fin? Afortunadamente la Biblia da otra afirmación, quizás más importante:
Mateo 19:25-26 Sus discípulos, oyendo esto, se asombraron en gran manera, diciendo: ¿Quién, pues, podrá ser salvo? Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible.

Gracias a Dios sí hay una solución y es Cristo en la cruz el que hace que sea posible ser limpio de todo pecado para ser aceptable ante Dios. Acércate hoy a Dios por medio de la cruz y serás limpio de tu inmundicia.

¿Ya pasaste por la cruz para ser limpio?
¿Es Cristo tu Salvador?
Busca la guía de alguien para ser limpio de todo pecado.

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.