+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
May 05

El dragón

Job 41:22  En su cerviz está la fuerza,
Y delante de él se esparce el desaliento.

Aunque pueda ser cuestionable para muchos, y voy a respetar eso, este pasaje habla de un animal tan grotesco y formidable que sólo se asemeja a un dragón. El leviatán lleno de fuerza y poder fue creado por Dios y nada lo molestaba. La arqueología habla de hallazgos de huesos de grandes monstruos, ciertos grupos escépticos dicen que nada de eso existió, pero tanto la Biblia como la ciencia confirma la existencia de estos animales y creo que en lo que discrepamos con la ciencia evolucionista es en el tiempo de antigüedad y las forma en que fueron creados; en lo personal, tomo lo que dice el libro de Génesis cuando dice que Él creó todo según su género y según su especie, nada estuvo al azar o a la suerte evolutiva.

Bueno, este día no quiero debatir sobre el evolucionismo sino en ver cómo Dios creó un ser tan formidable que su presencia sólo hacía desvanecer el aliento de cualquiera, la pregunta es ¿por qué creó algo así?; bueno, una vez estaba viendo la serie televisiva Smallville, y Clark Kent preguntaba a Lex Luthor por qué su padre había traído piedras de Europa para construir el castillo donde vivían y la respuesta fue: “no lo necesitaba, lo hizo porque él podía.” Algunas personas siempre cuestionan la obra de Dios y tildan la creación del universo, lo basto y extenso sin la aparente existencia de vida en otro planeta o los grandes monstruos como algo innecesario, pero creo que es una demostración de que Él sí puede hacerlo, la Biblia dice que los cielos cuentan la gloria de Dios, su poder y creatividad. No dudes de lo que Él es capaz de crear, sino dale gloria por todo lo que hace.

¿Dudas del poder creativo de Dios?
¿Qué piensas sobre los dinosaurios?
¿Crees que Dios creó aún lo que no puedes ver?

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.