+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Ene 08

Eclesiastés 7:5

Las palabras lisonjeras o canciones dulces al oído pueden ser atractivas y placenteras, nos adormecen y nos hacen sentir cómodos y protegidos y hasta amados; pero muchas veces apelan a hacernos sentir bien y no nos confrontan con el cambio que debemos hacer para crecer y ser mejores personas, espejos más limpios que reflejen mejor la luz celestial.

A nadie le gusta ser reprendido, por naturaleza tratamos o queremos tener la razón en todo, nos molestan las interrupciones y que nos contradigan, mucho más nos enoja que nos corrijan o digan qué hacer. Pero la reprensión de alguien sabio te edifica más que las miles de palabritas dulces al oído. Te invito a que veas quienes te hablan y qué te dicen, examina si sólo son palabras cálidas o te enfrentan con la realidad que necesita cambios en tu vida. El primero que va a hacer eso en tu vida es el mismo Dios, tómate un café con Él hoy.

¿Eres de los que hablan bonito a los demás o con amor les corriges?

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.