+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Jul 04

Ataques al alma

Nehemías 4:1-2  Cuando oyó Sanbalat que nosotros edificábamos el muro, se enojó y se enfureció en gran manera, e hizo escarnio de los judíos.
Y habló delante de sus hermanos y del ejército de Samaria, y dijo: ¿Qué hacen estos débiles judíos? ¿Se les permitirá volver a ofrecer sus sacrificios? ¿Acabarán en un día? ¿Resucitarán de los montones del polvo las piedras que fueron quemadas?

Si no has pasado por un momento donde todos te atacan y critican, pronto lo harás. No es por desanimarte, pero la verdad es que en el mundo real siempre hay alguien o algunos que te van en contra y es más común de lo que parece en el ambiente cristiano. Lo cruel y ruin de la crítica no es que digan que lo que hiciste está mal o necesita mejoras, eso sería bueno si lo dijeran; lo realmente despiadado es que atacan a tus sentimientos, tu alma, te desmoralizan e intentan hacerte sentir que no eres nada. La crítica trata de acabar con tu deseo de continuar, de ofrecer sacrificios gratos a Dios. La razón es la ira, cuando alguien hace algo novedoso, la envidia o el desacuerdo produce ira y la primera acción que toman es el escarnio y atacan a tu alma.

Puede que nunca hayas pasado por el escarnio de la gente o no sabes cómo salir de ahí, lo triste realmente sería que tú seas uno de los que hacen escarnio de los demás. Cuida tu lengua y tu corazón de herir a los demás simplemente porque no te parece buena idea lo que hacen. Recuerda que Dios está juzgando sobre ambos y Él es capaz de resucitar de los montones del polvo a las piedras que fueron quemadas, yo soy un testimonio de eso. Tómate un café con Dios y habla sobre esto con Él.

¿Cómo manejas la crítica? Compártenos.
¿Te enoja que otros hagan cosas y tú no?
¿Te has sentido herido por lo que dicen de ti?

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.