+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Dic 30

Eclesiastés 5:6

Es curioso que si lo piensas bien, la mayoría de nuestros pecados es por nuestra boca. La frase “el pez cae por la boca” se hace patente aquí, nuestra boca nos hace pecar y nos quedamos sin excusas, porque aunque alegues ignorancia, sabes que no es así. La ira de Dios contra nosotros y sufrimos las consecuencias.

Pero el punto no está en el pecado, sino en la posibilidad que tienes de “no pecar”. No dejes que tu boca te lleve a decir cosas que te traigan problemas, ofensas o mentiras. No lo permitas, tú tienes el control, tú puedes cambiar la historia, tú puedes ir en otra dirección, dar vuelta el partido. No dejes, toma el control, lleva las riendas. No te rindas, busca a Dios y tómate un café con Dios y pide fuerzas para continuar el día.

¿Cuál es tu pecado más recurrente?

¿Qué hace que digas cosas sin sentido?

Es curioso que si lo piensas bien, la mayoría de nuestros pecados es por nuestra boca. La frase “el pez cae por la boca” se hace patente aquí, nuestra boca nos hace pecar y nos quedamos sin excusas, porque aunque alegues ignorancia, sabes que no es así. La ira de Dios contra nosotros y sufrimos las consecuencias.

Pero el punto no está en el pecado, sino en la posibilidad que tienes de “no pecar”. No dejes que tu boca te lleve a decir cosas que te traigan problemas, ofensas o mentiras. No lo permitas, tú tienes el control, tú puedes cambiar la historia, tú puedes ir en otra dirección, dar vuelta el partido. No dejes, toma el control, lleva las riendas. No te rindas, busca a Dios y tómate un café con Dios y pide fuerzas para continuar el día.

¿Cuál es tu pecado más recurrente?

¿Qué hace que digas cosas sin sentido?

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.