+593 2 2475563 /   contacto@labibliadice.org
Dic 28

Eclesiastés 5:4

Piensa bien antes de hablar. Hacer una promesa no es sólo decir algo por decir y después dejas las cosas a medias, y creer que Él no te va a pedir cuentas de eso.

Cuando hacemos promesas estamos poniendo a Dios de testigo, y si no cumplimos es el mismo Dios quien está como juez para demandarnos el cumplimiento del mismo pacto. Las consecuencias de no cumplir con los pactos y promesas son evidentes en toda la Biblia, y también la manera que Dios ha tratado con cada uno de aquellos que no respetaron su palabra y sus promesas a Dios.

Hay personas que están acostumbradas a hacer promesas mentirosas, a hablar sin la intensión de cumplir con sus palabras; mienten, engañan, se engañan a sí mismo; creen que no tendrán que rendir cuenta de eso, pero Dios nos es alguien a quien puedes prometer y no cumplir.

Es tonto decir a Dios algo y no cumplirlo después. Mejor cumple lo que prometes y si no, es mejor que te arrepientas y hables con Dios sobre eso. ¿Estás en deuda con Dios?. Dile a Dios, mientras tomas un café, que necesitas fuerzas para cumplir con todas tus promesas.

Nelson Cabrera

Nací en Posadas, Misiones, Argentina en 1977. Estudié diferentes cosas entre esas arte y teología. Vivo en Ecuador desde 1999 sirviendo a Dios, trabajando con niños y jóvenes. He pasado por muchas circunstancias buenas y malas, que me permitieron conocer a Dios de un modo personal e íntimo. Puedo compartir de aquello que Dios ha puesto en su Palabra y en mi corazón, pero por sobre todo lo que me ha dejado ver de su gloria. No es tan simple entender lo que pasa en la vida, ni tan simple explicarlo, pero quiero que juntos podamos ponerlo de un modo sencillo. Disfruta esto tanto como yo lo hice.